Crónica de un diluvio histórico: las dos madrugadas en las que se inundó Almería

José Miguel García, fotógrafo y miembro del colectivo Cazatormentas, recoge cómo fue la DANA

La gota fría o DANA que afectó el viernes 13 de septiembre a Almería, y cuyos efectos aún perduran, ha dejado imágenes escalofriantes. La fiereza de la lluvia, las violentas tormentas, nos recordaron lo frágiles que somos cuando la naturaleza decide manifestarse de forma salvaje.


Casi un mes después de aquello, recordar aquellas dos madrugadas en las que se inundó esta tierra seca tiene algo de inquietante belleza. Así puede verse en los siete vídeos en los que José Miguel García, fotógrafo y miembro del colectivo Cazatormentas, ha recogido aquellas horas en las que fue al encuentro de la gota fría. 


"El jueves 12 salí de mi casa sobre las tres de la tarde en dirección a Murcia y no regresé hasta las diez de la mañana del día siguiente: 19 horas aproximadamente y unos 520 kilómetros después. Volví agotado pero con galaxias en los ojos", relata a LA VOZ.




La madrugada del viernes 13 dejó en algunos lugares de la provincia y de Murcia "tanta agua o más como la que había caído en todo el año que llevamos, de sequía histórica", detalla.


En sus grabaciones, en las que durante la mayoría de minutos parece ser el único habitante sobre la faz de la Tierra, muestra cómo vivió la entrada e inicio de las lluvias torrenciales en Murcia (entre Lorca y Puerto Lumbreras), así como las tormentas "severas y torrenciales" que afectaron primero a Huércal-Overa.




"Después le tocaría al desierto de Almería con un tren convectivo que dejaría más de 110 mm en Castro de Filabres y cantidades entre 60-140 entre el campo de Nacimiento y Tabernas. Y aún faltaba el tren convectivo que de madrugada la iba a liar muy gorda en el Cabo de Gata, Níjar, la Universidad y al final, sobre las cuatro y media y cinco de la madrugada, en la capital, inundada y colapsada", explica.


José Miguel García muestra en su trabajo cómo ya en la madrugada del sábado 14 las tormentas eléctricas secas que paseaban por la Bahía de Almería "evolucionaron hasta gestar un sistema convectivo de tormentas asociadas severas que sorprendió a todos", que acabó desplazándose desde Cabo de Gata hasta el levante almeriense y la provincia de Murcia. "Aquella noche también fue extenuante desde el atardecer hasta pasadas las seis de la mañana".





Los vídeos, recogidos en su canal de YouTube La Parada del Stormchaser, son hoy un testimonio impagable de dos madrugadas "que volvieron la noche día".


 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería