Para Agrobío es fundamental el contacto con los agricultores

La empresa almeriense líder en control biológico mantiene un ciclo de charlas técnicas

Atención técnica en campo de Agrobío, un elemento esencial en el contacto que la empresa mantiene con los agricultores.
Atención técnica en campo de Agrobío, un elemento esencial en el contacto que la empresa mantiene con los agricultores. La Voz

Una de las principales claves del éxito del control biológico en la agricultura intensiva almeriense es la constante interlocución entre las empresas especializadas y los agricultores. 


Sobre la base de este concepto esencial, Agrobío consiguió que esta forma de entender el control de las plagas se enraizara en el modelo agrícola y se convirtiera en una de sus fortalezas, en una de sus señas de identidad. Este enfoque no ha hecho sino evolucionar con el paso del tiempo. 


En la actualidad, la empresa almeriense desarrolla una intensa actividad divulgativa, dirigida a los productores, que complementa el contacto que desarrollan de forma permanente los técnicos de campo de Agrobío. Gracias a la programación de conferencias, es posible compartir con los auténticos protagonistas de la producción hortofrutícola bajo plástico los avances y las nuevas estrategias implementadas desde el Departamento de I+D de Agrobío. 


Agrobío considera que el agricultor debe estar informado de las herramientas disponibles para el control integrado de las plagas. aunque es cierto que los protocolos de control biológico se desarrollaron hace tiempo, también es verdad que se actualizan con frecuencia, por ejemplo, en la mejora de los formatos de suelta o la incorporación de nuevos auxiliares. También es de destacar que los enemigos naturales se implementan con nuevas herramientas y productos, incluso se mecanizan las sueltas de ácaros y chinches. 


El comportamiento de las principales plagas y la propia dinámica de la agricultura almeriense obligan a un constante esfuerzo investigador. Por otro lado, el contacto estrecho y directo con los agricultores enriquece el ya considerable conocimiento acumulado por Agrobío sobre las amenazas que afectan a cada cultivo. En cierto modo, este conocimiento compartido funciona como un flujo circular que parte del know-how y el compromiso de la empresa almeriense, se difunde entre los agricultores y retorna en clave de experiencias y sugerencias para enriquecer la labor de los investigadores y los especialistas en desarrollo de Agrobío


Desde que comenzó su andadura, Agrobío ha mantenido contacto con, al menos, dos generaciones de agricultores que han protagonizado una evolución notable en el campo almeriense, a la que ha contribuido esta empresa almeriense. Sus ciclos de jornadas técnicas han desempeñado un papel relevante. 


PIMIENTO El control biológico en pimiento está muy desarrollado. La combinación de A. swirskii y Orius para el control de trips es la herramienta más eficaz para el control de esta plaga. Agrobío continúa trabajando en este sentido, mejorando las producciones de ácaros depredadores de trips, a través de distintas líneas de trabajo como son la selección de nuevos ácaros y las formulaciones de los distintos formatos que produce la biofábrica de esta firma almeriense. Además, Agrobío produce otras especies de ácaros depredadores, como son T. montdorensis o A. andersoni, entre otros.


PEPINO El éxito en el control de trips en pepino venía adoleciendo de la eficacia necesaria, ya que este es un cultivo sin polen, a causa de esta característica, resultaba complejo establecer altas poblaciones de ácaros depredadores en ausencia de plaga. Sin embargo, gracias al desarrollo de la técnica de la alimentación de los ácaros depredadores sobre las plantas con sus ácaros presa, patentada por Agrobío, el éxito en el control de trips en cultivos sin polen es un éxito. Desde su introducción comercial por parte de Agrobío de esta técnica la superficie de pepino en la que se aplica no cesa de incrementarse campaña tras campaña.


La Tuta La polilla del tomate es una plaga que ha logrado desarrollar resistencia a los fitosanitarios registrados. Actualmente, el control biológico de esta plaga es más importante que nunca.


Desde Agrobío se considera fundamental comenzar con las sueltas de Nesidiocoris en semillero, así como realizar un manejo adecuado de las poblaciones de este chinche en campo y complementar su actividad depredadora con parasitoides de huevos como Trichogramma achaeae- que Agrobío presentó en 2009- y parasitoides de larvas como Necremnus tutae, que aparece de forma espontánea si no se aplican fitosanitarios no compatibles. Para el control de esta plaga en los cultivos de tomate es imprescindible integrar todas las herramientas disponibles para su control y en este sentido, el control biológico es fundamental si pretendemos romper el ciclo biológico de la Tuta.


 

En Portada

Las principales noticias semanales sobre agricultura en tu e-mail