Profanar la libertad

Últimamente se viene utilizando mucho la palabra LIBERTAD, tal vez demasiado y mal usada, hasta el punto de conculcar su significado.


Libertad es el derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad. Es la facultad de obrar según su voluntad, respetando la ley y el derecho ajeno, sin más limitaciones que el respeto a la libertad de los demás, conlleva un sentido de responsabilidad individual y social. Por lo tanto, existe una relación entre la libertad y la ética, actuar en libertad no es dejarse llevar por los impulsos, sino obrar con conciencia en pro del bien propio y común. La libertad es que la sociedad pueda alcanzar una convivencia plena y constructiva.


Por tanto, no puede llamarse libertad a mentir con noticias e informaciones falsas tratando de engañar y confundir a las personas honradas. De la misma forma que tampoco es libertad que algunas personas se enriquezcan más que otras, utilizando para ello la explotación, la sumisión o cualquier tipo de corrupción. O cuando se es intolerante con el otro, porque es diferente o piensa diferente a mí.



No puede llamarse Libertad, cuando esta se utiliza para alzar la voz sin justificación, gritar para parecer que se tiene más razón, azuzar a las personas para crispar, para crear desorden, para dividir o desestabilizar.

No se puede pedir libertad para tomar una cerveza, donde y como sea, cuando ello puede conllevar al perjuicio de otros e incluso la muerte.



Libertad es el derecho que tienen las personas, cualquier persona, para poder circular, cambiar de lugar, poder ir a otro país a buscar un futuro mejor para él y su familia. Y que no sean despreciados solo por ser extranjeros. Es poder vivir tranquilo y amanecer cada día bajo un techo, en una vivienda digna, ya sea español o peruano. Es poder dormir cada noche sabiendo que al día siguiente tendrán tus hijos la comida suficiente para crecer con salud. Ser libres es contar con un trabajo digno, bien remunerado, sin ser explotado y con la estabilidad precisa para poder mirar al horizonte de un futuro lejano. Y que quien no pueda tenerlo, tenga un salario mínimo, eso también es Libertad, que cuando lleguen a la edad de su jubilación puedan vivir con una pensión digna.


El tener acceso a una sanidad pública para todos, para quien lo necesite, para estar sano, poder acceder a la medicación adecuada, al mismo nivel que el más rico del pueblo, eso es también libertad. Podemos llamar Libertad a que cualquier niñ@, cualquier joven, pueda percibir una educación adecuada, pueda llegar a la Universidad y formarse en aquello que desee, en igualdad de oportunidades, donde se le abra el entendimiento, se hagan personas con espíritu crítico y puedan ejercer de aquello para lo que se han preparado sin salir de su país, eso es educar en libertad y hacer hombres y mujeres realmente libres

Ser personas libres es que nadie sea maltratado ni un niño, ni una mujer por el hecho simple de serlo. Que las mujeres no sean explotadas ni laboral, ni sexualmente, que puedan ir solas por la calle sin miedo alguno, que ninguna sea considerada objeto, libres las queremos.


Libertad es no tener temor a que alguien pueda venir a quitártela, libertad es vivir sin miedo, es poder sonreír y ser feliz, es poder besar y ser abrazado, querer y sentirte querido, amar y que te amen. El término libertad, es un término sagrado que no puede usarse en vano, ni ser profanado. No la manchen.


Consulte el artículo online actualizado en nuestra página web:
https://www.lavozdealmeria.com/noticia/9/opinion/213904/profanar-la-libertad

 

Temas relacionados
Política Ley

para ti

en destaque