‘Copa del cuarto de siglo’ para Unicaja Costa de Almería

El club ahorrador cumplirá el próximo abril 25 años de su condición de equipo campeón

Plantilla ahorradora.
Plantilla ahorradora. Unicaja Almería

Siempre hay un principio, y el de Unicaja Costa de Almería, en relación a los títulos, se sitúa, cronológicamente, a primeros del mes de abril de 1995 y, geográficamente, en El Ejido. Rafa Pascual llegó para levantar su primer y último entorchado ganado en su propio país, una Copa del Rey que a su vez inició la leyenda. Ha pasado todo un cuarto de siglo, 25 años menos dos meses, para ser exactos, tiempo que se ha aprovechado muy bien. La media desde el estreno de la condición de ‘campeón’ es de más de un título por año, porque se ha sido 29 veces eso, campeón, enumerando una lista extensa de maravillosos jugadores que se han vestido con la elástica verde y que han sostenido al club en la lucha por los títulos. Y es que no es tan solo ganar, sino llegar, porque en el perder también hay ‘fuerza y honor’. Palma de Mallorca. El mes de febrero. 2020. Temporada 31 en la máxima categoría. Una docena de copas y 30 títulos nacionales. Y si no, siempre ganará el voleibol.


Una edición más, y ya van 45, una extraordinaria representación de este deporte se reúne en un fin de semana que va más allá de los resultados que se den en cinco partidos.
No están todos, porque fuera se han quedado grandes jugadores, pero es por eso que la ‘obligación’ es aprovechar la ocasión. Así, todos los equipos, los seis, pueden ser los vencedores finales, por mucho que el dominio de los últimos años se haya polarizado y circunscrito a Unicaja Costa de Almería y CV Teruel, más la irrupción de Ca’n Ventura hace dos campañas. Las cifras dibujan una trayectoria de brillo a la entidad almeriense, puesto que ha disputado 18 finales y ha levantado 11 veces el trofeo. Además, de las últimas 12 que ha jugado ha ganado la mitad. Su mejor racha es de tres consecutivas, entre 1998 y 2000, truncada por Numancia, y en otra ocasión ha sido capaz de enlazar dos consecutivas, la de 2009 y la de 2010. De ganar la que sería duodécima Copa del Rey en Son Moix por tercera vez en la historia los blanquiverdes lograrían defender su título y retenerlo.


El mensaje de tranquilidad se ha transmitido con absoluta normalidad, sin forzar en nada lo que fluye de manera natural a fuerza de competir. Se llega con más castigo físico que todos los demás, pero con un rodaje que ningún otro tiene. En el recuerdo, que ese mayor rodaje, pero de pretemporada, no afloró en la Supercopa, uno de los solo dos partidos que se han perdido este curso. El segundo fue en fase regular, el único cedido hasta ahora, y ambos contra el mismo adversario, el CV Teruel. Los dos se verían las caras solo en una hipotética final, reeditando la del año pasado en Melilla, y hay ganas de ver qué puede suceder ahora. De ser posible, se medirían la competición como modo de entreno de los verdes y la preparación prácticamente específica que han podido desarrollar los turolenses en el último mes. Pero tanto el uno como el otro tienen que pelear muy duro antes para hacerlo posible.


Unicaja Costa de Almería llega en su mejor momento, tras once victorias seguidas tanto en España como en Europa, mostrando un gran carácter ganador y con uno de sus secretos a voces, que es tener la mirada puesta al frente. No es que se pase de largo por la Copa del Rey, pero sí que se incluye en un camino que se jalona de partidos de alto nivel y que se quiere que se extiendan hasta el final mismo de esta temporada. La muestra es que el jueves siguiente se disputa la vuelta de los octavos de final de la CEV Challenge Cup, y que se quieren los cuartos de final en una racha en la que quien quiera desbancar a los verdes tendrá que rozar la perfección y dar más que los hombres de Manolo Berenguel. Por eso hay calma, porque lo que se ha visto ha sido ‘equipo’, en toda la extensión de la expresión, y un gran voleibol del que hay momentos para enmarcar.




El cuarto de final será presenciado desde la grada, y se dirimirá entre Ushuaïa Ibiza Vóley, al que se han ganado los dos partidos de la fase regular, y Arenal Emevé Lugo, que pasó por el Moisés Ruiz para cerrar el año 2019, a la vuelta de Austria, y que nada pudo hacer ante la propuesta ahorradora. Eso sí, esto es la Copa del Rey, otra historia, y las dos son grandes escuadras, combativas y de calidad. Los de Aitor Barreros han caído en Almería y Teruel en este año, y han vencido en Almoradí en el tie-break y fácil en su propio feudo. Los de Diego Taboada, formando el auténtico equipo revelación de la Superliga, fueron los cuartos en el corte de Navidad y han ganado en ese 2019 en Santander, han perdido en Palma y han vencido en casa a UBE L’Illa Grau y Manacor, teniendo un partido aplazado por petición de Teruel.


Desde Unicaja Costa de Almería no se muestra predilección por ninguno de los dos, ya que a ambos se le da la misma importancia, sendas formaciones con sus armas respectivas. Peligrosos y candidatos al título, pitiusos y lucenses dirimirán una bella contienda para determinar el adversario en semifinales de los blanquiverdes. Acto seguido serán los anfitriones de Palma, con la lesión de su líbero Carinelli en la derrota liguera del pasado sábado ante Vecindario, los que se midan al UBE L’Illa Grau de Marcelo de Stefano, estando atentos a ese cruce de un modo especial el CV Teruel. La semifinal de Unicaja Costa de Almería arrancará a las 17.30 horas y la otra a las 20.00 horas, todavía sin designación arbitral para ningún partido. De hecho, la repartición de las parejas se conoce apenas unas horas antes de que dé comienzo la jornada, eso sí, de entre los cuatro colegiados elegidos para pitar toda la Copa y que son los mismos de la pasada, David Fernández, de Barcelona, Ángel Romero, de Murcia, Francisco Sabroso, de Madrid, y Carlos Robles, de Valladolid.


Decenas de batallas ha librado el club almeriense en ese escenario, considerado un templo del vóley, porque se tiene una historia detrás que enorgullece. Allí, ante un público entendido y respetuoso, en Son Moix, se quiere ser campeón de nuevo en la décimo novena final, que podría ser frente a Teruel, Urbia Vóley Palma o UBE L’Illa Grau.
Es uno de los mejores marcos posibles y será emitida por Teledeporte en directo, un motivo más para estar concentrados y sacar la mejor versión en una dura semifinal a la que se llega, eso sí, después de por fin una semana ‘tranquila’ y dedicada por completo a preparar esta Copa del Rey. Pese a las bajas, o por ellas, la fortaleza mental de Unicaja Costa de Almería es una baza a su favor, con reparto de roles ya claro y todos los miembros del proyecto sintiéndose lo que realmente son, importantes. La Copa del cuarto de siglo aguarda, y la historia bien merece que se le de un guiño, como el esfuerzo hasta el momento precisa de recompensa.

 

más leídas

últimas de Deportes

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería