Rodrigo Valero, el hombre que aprendió a multiplicarse en Retamar

El fotógrafo almeriense presenta una exposición única ungida en la soledad de la cuarentena

El fotógrafo Rodrigo Valero, ayer en la sala superior del Centro Andaluz de la Fotografía, junto a una de sus originales composiciones.
El fotógrafo Rodrigo Valero, ayer en la sala superior del Centro Andaluz de la Fotografía, junto a una de sus originales composiciones.

Nunca un hombre solo (o un solo hombre) estuvo tan acompañado como Rodrigo Valero González (Grenoble, 1964); nunca  antes tuvo nadie en el mundo la ocurrencia de llenar sus días de anacoreta tan de sí mismo; nunca antes un artista hizo, con su propio cuero, el milagro bíblico de los panes y los peces, no en un monte de Galilea, sino en la planicie de Retamar.

 

Temas relacionados
Cultura Centro Andaluz de la Fotografía (CAF) Fotografía Arte Exposiciones Centro Histórico Confinamiento

para ti

en destaque