“Sufrí ‘bullying’ en el instituto, pero me hizo más fuerte”

Entrevista a Francisco Javier Torres, jefe de Estudios de la Escuela de Arte y activista LGBT+

Francisco Javier Torres, profesor y activista LGBT+, en su despacho.
Francisco Javier Torres, profesor y activista LGBT+, en su despacho.

A solo una semana del Día Internacional del Orgullo LGBT+, cuya celebración este año se verá empañada por la crisis del coronavirus, el profesor de la Escuela de Arte y activista almeriense reflexiona sobre cómo la homofobia sigue a la orden del día y acerca del poder de la educación como un instrumento para fomentar la tolerancia y que esto deje de ser así.


¿La homofobia sigue estando a la orden del día?
Desgraciadamente. Un estudio reciente de los gobiernos de España y Portugal recoge que el 72% de las personas LGBT+ tiende a ocultar su orientación sexual en el trabajo. Establece el término de ‘homofobia liberal’ que es una forma de discriminación más sutil. En el entorno cotidiano que nos rodea, la mayoría de la gente te dirá que defiende la tolerancia hacia todo el mundo, es lo que se llama la ‘tolerancia de postureo’, ya que es lo políticamente correcto.


Pero la realidad es otra. Cada vez más personas LGBT+ ocultan su orientación por miedo a conseguir un trabajo, no perderlo, o promocionar en el entorno laboral. En esta situación los gays somos los que menos rechazo aguantamos, si no tienes pluma, si no se te nota, con lo cual la ‘plumofobia’ en el caso de los gays está muy presente, las lesbianas y los trans sufren aún más discriminación.

¿Considera que partidos como VOX la fomentan?

Las políticas que impulsa VOX como el pin parental en el que se acusa a la educación pública de sectaria y tener una determinada perspectiva de género no ayudan en absoluto. Como profesor veo muy necesario que se desarrollen talleres que deben formar parte del currículo orientados a la educación en valores y de respeto e igualdad hacia la mujer y el colectivo LGBT+.




La Covid-19 impedirá este año la celebración del desfile del Orgullo, ¿cómo vivirá el colectivo ese día?

Como colaborador con los diferentes colectivos de Almería en otras ediciones del Orgullo, y como jefe de estudios de la Escuela de Arte de Almería, este año nos hubiera gustado realizar una segunda edición de Encuentros con Orgullo, que se celebró en el claustro de la Escuela el año pasado. Debido a la situación provocada por el coronavirus, no es posible realizar este tipo de actividades de forma presencial. Es una pena porque colectivos como Colega ya tenían una exposición sobre derechos humanos que se hubiera celebrado en la Escuela.


Este año las celebraciones serán mucho más modestas y se limitarán al ámbito más institucional en el que los colectivos de Almería leerán un manifiesto el día 27 de junio a las 12 horas en la Plaza Pablo Cazard (Escuela de Arte). Y desgraciadamente no habrá cabalgata del Orgullo y fin de fiesta en la plaza del Ayuntamiento como el año pasado. Hay que decir que el año pasado tuvimos un apoyo muy importante por parte de todas las instituciones, el ámbito empresarial (Viajes El Corte Inglés, NH hoteles) y, por supuesto, la sociedad almeriense.


Muchas personas del colectivo LGBT+ tienen tras de sí una historia relacionada con el ‘bullying’, ¿esto sigue siendo así?
Quizás somos personas que hemos aprendido a reírnos de nosotros mismos y muchos de estos insultos -marica, bollera- los hemos adoptado dentro de nuestro lenguaje coloquial.


Pero detrás de estos insultos y, en muchos casos también agresiones físicas, hay historias de personas que han sufrido y sufren. Por este motivo es tan importante la continuación de políticas públicas por parte de todos los partidos políticos porque la defensa de los valores de respeto no debe ser una cuestión ideológica.

Es jefe de estudios de la Escuela de Arte, ¿en qué consiste el plan específico que tienen para evitar el acoso al ‘diferente’?

La educación es uno de los pilares fundamentales para que elegir la orientación sexual o identidad de género no suponga secuelas y daños sobre todo en los más jóvenes. Existen dos protocolos importantes. El primero es un protocolo de actuación en supuestos de acoso escolar, entendido como el maltrato psicológico, verbal o físico hacia un alumno o alumna LGTBI por su orientación sexual. Y el segundo, un protocolo específico de actuación sobre identidad de género.

¿Cómo fue su salida del armario? ¿tuvo algo de traumática?
Tuve la suerte de tener un entorno familiar tolerante que me permitió un desarrollo personal y una educación en valores. Mi salida del armario fue al realizar mi educación universitaria. Sufrí puntualmente ‘bullying’ en el instituto y al comienzo de mi vida laboral, pero en mi caso me hizo más fuerte emocional y psicológicamente.

¿Qué supone para el colectivo que personalidades como Pablo Alborán confiesen que son homosexuales?
La frase que el mismo ha elegido lo resume bien: “Soy homosexual y no pasa nada; necesito ser un poco más feliz” . Creo que es importante que personas que son un referente social lo declaren públicamente porque sirven como ejemplo a otras personas que sufren y ocultan su forma de ser por tener un entorno intolerante.

 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería