Una guitarra, muchas investigaciones

El violero e investigador Joaquín Pierre indaga en la raíz del instrumento, y de Torres

Joaquín Pierre con el modelo del instrumento.
Joaquín Pierre con el modelo del instrumento. La Voz
Guillermo Fuertes
09:00 • 28 ago. 2019

Mas que una guitarra, es una propuesta organológica. Y musicológica. Es una tesis basada en años de estudio e investigación, y en documentos de la época. “Es una reconstrucción que parte de una serie de instrumentos conocidos”, dice Joaquín Pierre. “Una propuesta para reafirmar la tesis que defiendo desde hace tiempo sobre la importancia de la primera etapa de Antonio de Torres, en Vera”.


Pierre habla y se mueve por su taller, repleto de planos, modelos, piezas, mesas de trabajo y herramientas, algunas nuevas y otras auténticas joyas de época. Es técnico de patrimonio histórico, constructor de guitarras e investigador de la historia de este instrumento. Cada argumento lo respalda con algún plano, un libro o el trazo de un esquema lleno de números en un folio. “Una tesis que, parece ser, ya está avalada a nivel de documentación...”, añade.


El proyecto que ahora tiene entre manos es una suerte de continuación del que comenzó con la guitarra que expuso en Vera, el pasado noviembre. Estaría localizada entre 1842 y 1853. “Es un instrumento de inicio, muy bonito, y tuvo muy buena acogida”, dice. “En ella hago, por ejemplo, una reflexión sobre el sistema antropométrico de medidas, previo al sistema métrico decimal, y una serie de datos que están dándole carta de naturaleza a algunas de las primeras guitarras de Antonio de Torres”.


Luego hizo otra para la exposición que organizó la Sociedad Guitarrística de Almería, y que en este momento continúa abierta en el Museo de la Guitarra de la ciudad. “Tiene las mismas características”, explica. “Es decir, la tipología de un instrumento que tiene la etiqueta de 1852, que ya sí es la primera etiqueta impresa de Torres...”.




La primera etapa de Torres es, quizá, la mas atractiva para el investigador, repite. “Antes de cambiar la guitarra, él se asoma a la producción que tiene delante. A sus contemporáneos. Nos estamos equivocando al desechar todo ese periodo de experimentación, pues ahí está el caldo de cultivo de donde sale su obra. No podemos mitificar a Torres como un personaje que de pronto se levanta una mañana, inventa la guitarra, y la difunde. Esa es la obra de muchísima gente. Arcas, Cano...”.


Documentos
La guitarra que Pierre construye ahora parte de la famosa carta de José Martínez Toboso. Este documento, ya citado por José Luis Romanillos en su biografía de Antonio de Torres, y actualmente en el archivo de Carmen Bas Millet, es muy importante para el estudio de la obra del violero almeriense, pues describe pormenorizadamente la famosa Leona, el instrumento que muchos consideran como el comienzo de la guitarra moderna.


Cuando Francisco Mingot, entonces alcalde de Alicante, quiso comprar este instrumento en 1893, por recomendación de Tárrega, le pide a Martínez Toboso que se la describa. “Ya Torres había fallecido”, explica Pierre, “y Toboso, un concertista de gran nivel que destacó sobre todo en Sevilla, había sido una persona muy próxima a Torres. Tan cercana que, incluso, tenía instrumentos de él”.


Y su respuesta fue, “sin duda, la de un testigo de primera mano. Llega al detalle de decir que hay una manchita cerca del traste 18. Es alguien que ha visto la Leona, posiblemente, incluso, la ha pulsado”. Pierre busca el molde que ha hecho para el tornavoz de la guitarra. “Incluso pienso que también la miró por dentro”, continúa, “pues dice que el tornavoz está sujeto con un peón. Y esto me intrigó: ¿Se puede sujetar realmente el tornavoz con un peón?”.


En sus explicaciones menciona fechas, etiquetas, detalles. Para construir este instrumento también se ha basado en la guitarra de Erhard Hannen, que él sostiene que se construyó en Vera, en torno a 1845, y en otros instrumentos de la época. Saca un plano para mostrar el varetaje de la tapa, y las medidas. “El patrón del análisis de este instrumento sería la guitarra de 1858”, dice, “con sutiles diferencias, pues estoy usando el canon con las medidas antropométricas. Es decir, la guitarra debe tener, y tiene, las proporciones de la vara de Almería (833 milímetros). Y, entonces, la caja no sería de 465, sino de 463, y en esos milímetros está la restitución...”.


Pierre discute términos técnicos del puente, la posición del tornavoz, el puente… “Es como un rompecabezas”, sonríe, y abre las manos. Incluso está utilizando maderas de recuperación, “como hacía Torres. Todos los instrumentos que hay publicados de él utilizan pino de Flandes en las barras internas armónicas que ya se está agotando”, explica. “Pero he cogido las varetas de la parte de atrás de un cuadro del siglo XIX. ¡Es pino Flandes auténtico!”.


Frente a él, la guitarra reposa sobre la mesa. Aún está abierta, con las formas intuidas y las maderas bastas. “Tengo muchas ganas de terminarla y escuchar cómo suena”, dice Pierre. “Y exponerla, y hacer una publicación...”.


Temas relacionados

para ti

en destaque