Antonio Gómiz, el acento almeriense en ‘La peste’

El actor disfruta del éxito de la serie mientras ensaya ‘El pintor’, la nueva ópera de Albert Boadella

Antonio Gómiz, el acento almeriense en ‘La peste’
  • Antonio Gómiz, caracterizado como su personaje en la serie de Alberto Rodríguez.
  • Evaristo Martínez
  • 31.01.2018

De la Sevilla del siglo XVI que ha recreado el cineasta Alberto Rodríguez en ‘La peste’ a la mirada crítica a la vida y obra de Pablo Picasso que llevará a escena, en forma de ópera, el dramaturgo Albert Boadella. El actor Antonio Gómiz (Almería, 1971) ha comenzado el año disfrutando del éxito de la serie de Movistar + y sumergido en un nuevo proyecto teatral con el que se pondrá a las órdenes del ‘joglar’ más políticamente incorrecto. Un salto entre dos mundos, televisión -en este caso, cine por capítulos- y teatro, habitual en un alma entregada a su oficio, por el que lleva batallando más de dos décadas entre su tierra natal y el resto del país.


En ‘La peste’ ha vuelto a coincidir con Alberto Rodríguez, quien ya lo dirigió en un pequeño papel en ‘Grupo 7’. Y de nuevo aquí tiene un rol secundario, esta vez como mano derecha del inquisidor Celso de Guevara, encarnado por Manolo Solo. “Mi personaje es un inquisidor, podríamos decir, mercenario. Obedece y acata las órdenes de su capitán”, cuenta el actor a LA VOZ en conversación telefónica desde Madrid, en un descanso de los ensayos de ‘El pintor’, que Boadella estrena en febrero en los madrileños Teatros del Canal.


Para su papel en ‘La peste’, producción propia de Movistar + que ha supuesto el mejor estreno de una ficción en esta plataforma -con un primer episodio que superó en un 40% de espectadores al inicio de la séptima temporada de ‘Juego de tronos’-, el actor tuvo que recibir clases de equitación. “En Almería estuve trabajando con Hernán Ortiz y en Sevilla con el equipo de la serie. Fueron cinco meses de rodaje, entre el 28 de febrero y el 9 de junio, así que estuve a caballo entre Sevilla, Madrid y Almería”.


Fue una más de las exigencias de un rodaje intenso, con “momentos duros” como una “invasión de mosquitos” o largas jornadas nocturnas. Todo, en un ambiente en el que se han recreado con mimo, en un centenar de localizaciones, los detalles de la época. “El equipo de arte ha realizado un trabajo espectacular”, afirma. Tan minucioso como el acento que se escuchaba en las calles de una ciudad asolada por la peste bubónica. Un acento andaluz, cerrado para según qué oídos, que ha sido objeto de quejas en las redes sociales. “Sí, he leído críticas, buenas y malas; la gente es muy libre de opinar. En la Sevilla de la época había gente de todos sitios, por lo que hay personajes que hablan en un castellano neutro y otros con un acento muy andaluz. Personalmente, yo utilicé mi acento almeriense, no forcé nada ni Alberto me pidió otra cosa”.


Estrenada como la superproducción que es (diez millones de presupuesto) en el cine Callao de Madrid, Movistar + ha confirmado una segunda temporada de ‘La peste’. “He disfrutado muchísimo y espero repetir”, confiesa Gómiz, presente en los seis capítulos.


La repercusión mediática de este proyecto ha coincidido con la preparación de ‘El pintor’, ópera escrita por Boadella con música de Juan J. Colomer que le permitirá trabajar por primera vez con el artista catalán, quien dedica a Picasso una mirada no exenta de polémica: en la presentación a la prensa llegó a señalar que la mayor parte de la obra del malagueño es una “auténtica mierda”. “Al margen de que te pueda gustar más o menos, Boadella es un grandísimo director de escena y aquí presenta su visión crítica sobre Picasso”, apunta Gómiz.


Más allá de interpretaciones subjetivas, lo objetivo es que desde hace más de dos semanas no quedan entradas para ver la obra, de la que de momento solo habrá tres funciones entre el 8 y el 11 de febrero.


En la ópera,  junto a los cantantes y el coro, solo hay dos actores, y uno de ellos es Antonio Gómiz. “Solo iba a hacer un personaje pero finalmente tengo cinco o seis cambios de vestuario. También estoy trabajando con la coreógrafa, Blanca Li, porque tengo que bailar algo”. Tras este montaje, el actor estará del 12 al 18 de febrero en el Teatro Campoamor de Oviedo con la opereta ‘El cantor de México’, donde se sube a las tablas junto a Rossy de Palma.


newsletter


  • BOLETÍN
    DE NOTICIAS
    Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada RECIBIR
    • BOLETÍN
      DE NOTICIAS
    • Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

    • RECIBIR