Garrucha

Las medusas ‘huevo frito’ invaden la costa garruchera

Esta especie no es peligrosa para los humanos, se recomienda no molestarla ni sacarla del mar

Marina Ginés 10:56 • 08 ago. 2022

 “En mi vida había visto algo así”, “ en todos los años que llevo veraneando en esta playa nunca había visto esta especie”, “¡no pican, no pican!”. Estas eran las frases que no paraban de repetirse a la orilla de la playa de Garrucha este fin de semana.

Ahí mismo a penas a un metro del rompeolas se divisaban varios centenares de medusas. Los ejemplares eran todos idénticos, de color marrón más bien oscuro con tentáculos muy cortos y redondeados en la punta, además, vistas desde arriba parecían un “huevo frito” y es justo así como se la conoce popularmente: “medusa huevo frito”.

Como alma que lleva el diablo los niños y bañistas que disfrutaban de una agradable tarde de playa de domingo se dispusieron a coger sus cubos y palas para “limpiar” la playa de esta especie tan indeseable que provoca tanta urticaria por el cuerpo.


Y con los agujeros hechos en la arena y dispuestos a enterrar a la primera, se escuchó a lo lejos: “no las matéis, soltadlas, estas no pican”. Los socorristas avisaron a la gente que esta especie de medusa conocida como “medusa huevo frito” no provoca ningún tipo de picazón ni urticaria en la piel. Por este motivo el baño a su lado era totalmente inofensivo.

“Mira tócala”, invitaban a los bañistas que metían la mano reticentes, pero finalmente todos siguieron con su baño, compartiendo el espacio con este invertebrado inofensivo. Impresionados, eso sí, por la gran cantidad de “huevos fritos” que había en el agua.

Los socorristas aprovecharon esta ocasión para recordar que las medusas viven en su hábitat, y que a pesar de que sean otras especies más urticantes, no se recomienda sacarlas del agua ni mucho menos matarlas, ya que son parte del ecosistema del mar. Lo más aconsejable es no bañarse. Según recomendaciones del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, se puede prever las picaduras mediante la utilización de cremas solares que nos aíslan del medio externo.




Si estamos en el agua no hay que ponerse nerviosos. Alejarnos lentamente de la medusa, sin movimientos bruscos sería suficiente. Las medusas nunca “atacan”, nos pican porque nos encontramos con ellas. Se pueden apartar con la palma de la mano empujándolas lentamente por la parte superior de la umbrela donde hay menor concentración de células urticantes.



El nombre científico de la medusa ‘huevo frito’, es Cotylorhiza tuberculata. Se caracteriza por su gran umbrela, que puede llegar a medir 40 centímetros de diámetro, una de las especies más grandes del litoral.


La Cotylorhiza tuberculata puede alimentarse de plancton, peces pequeños y otras especies de medusas. Esto hace que pueda desplazarse hasta la superficie donde es común encontrarlas formando rebaños de kilómetros de largo y ancho. Durante el verano suele verse por las costas mediterráneas pero, cuando llega el invierno y el clima se enfría, se desplaza a alta mar.




El veneno de esta medusa no es peligroso para los humanos, pero le sirve para defenderse frente a posibles depredadores. Es una medusa habitual del Mediterráneo oriental, por este motivo en el Levante almeriense han sido todo un descubrimiento.


¿Qué hacer en caso de picadura de medusa?

En caso de que te pique una medusa lo primero que se tiene que hacer es salir del agua y eliminar de la piel los restos de tentáculos si son visibles. No lavarnos con agua dulce, siempre con agua marina. No rascarse ni frotarse la piel con toallas u otras prendas. Aplicar frío sobre la zona picada mediante una bolsa de plástico con cubitos de hielo durante unos 15 minutos. De esta manera evitaremos que el veneno pase al riego sanguíneo. Lavarnos después la herida con tintura de yodo o una crema antihistamínica para evitar las infecciones.

Cuidar la herida hasta que cicatrice y sobre todo intentar evitar que nos vuelva a picar una medusa el resto del verano. Si fuera así las consecuencias pueden ser mucho peores ya que el cuerpo ha quedado sensibilizado al veneno y la reacción es de tipo anafiláctico. Si persisten los problemas es aconsejable acudir a un centro hospitalario de atención primaria.





Temas relacionados

para ti

en destaque