El BMW IX5 Hydrogen en las últimas pruebas de invierno cerca del circulo polar

La tecnología con combustible de hidrógeno también permite una movilidad sin restringiones

Pedro Lamazares
16:00 • 06 abr. 2022

Será uno de los modelos de referencia en Automotor Costa Almería y El Ejido


El BMW iX5 Hydrogen está siendo sometido a un exigente programa de pruebas en condiciones meteorológicas extremadamente difíciles. Todo ello forma parte de las pruebas finales de invierno del coche en carreteras públicas y en el centro de pruebas del Grupo BMW en Arjeplog, al norte de Suecia. Las pruebas funcionales integradas y la validación del sistema de pila de combustible, los depósitos de hidrógeno, la batería de máxima potencia y la unidad central de control del vehículo han confirmado que esta opción adicional de movilidad sin CO2 también puede ser fiable para proporcionar un placer de conducción sostenible con altos niveles de confort y un rendimiento sin restricciones en temperaturas extremas bajo cero.


Las pruebas realizadas cerca del Círculo Polar Ártico permiten al Grupo BMW seguir adelante con el proceso de desarrollo del BMW iX5 Hydrogen. La compañía producirá una pequeña serie del modelo más adelante en el año y también se ha comprometido a ayudar a ampliar la red de estaciones de servicio de hidrógeno. "Las pruebas de invierno en condiciones extremas demuestran claramente que el BMW iX5 Hydrogen también puede ofrecer un rendimiento completo a temperaturas de -20°C y, por lo tanto, representa una alternativa viable a un vehículo impulsado por un sistema de propulsión eléctrico de batería", dice Frank Weber, miembro del Consejo de Administración de BMW AG, Desarrollo. "Para que podamos ofrecer a nuestros clientes un sistema de propulsión por pila de combustible como una atractiva solución de movilidad sostenible, también es necesario contar con una infraestructura de hidrógeno suficientemente amplia."





BMW iX5 Hydrogen: el sello de BMW en cuanto a dinámica, autonomía y utilidad diaria durante todo el año.



En estas pruebas sobre el hielo y la nieve en los alrededores de Arjeplog, el BMW iX5 Hydrogen se dedica a demostrar la fiabilidad, la comodidad y la potencia de su sistema de propulsión por pila de combustible de hidrógeno, que ya puede satisfacer las necesidades de movilidad de la vida cotidiana. Después de acumular cientos de sesiones en los bancos de pruebas y de realizar exhaustivas pruebas de campo en la carretera, esto añade otro capítulo a su historia de desarrollo.


Las pruebas están a la vista: aquí, en este frío extremo, el sistema de propulsión por pila de combustible de hidrógeno muestra la misma capacidad de uso cotidiano que un motor de combustión interna convencional. La potencia total del sistema aparece rápidamente. Incluso en estas condiciones de congelación, el sistema de propulsión sigue ofreciendo toda su autonomía. Y la reposición de los depósitos de hidrógeno sólo requiere de tres a cuatro minutos, incluso en pleno invierno. "El sistema de propulsión de pila de combustible de hidrógeno combina lo mejor de ambos mundos, independientemente de la época del año y de las temperaturas exteriores: ofrece la movilidad sin emisiones locales de un vehículo eléctrico y la capacidad de uso diario sin restricciones -incluidas las paradas cortas para repostar- que se conoce de los modelos con motor de combustión interna", dice Jürgen Guldner, Vicepresidente de Tecnología de Pila de Combustible de Hidrógeno y Proyectos de Vehículos del Grupo BMW.





El sistema de propulsión del BMW iX5 Hydrogen combina la tecnología de pila de combustible con un motor eléctrico que utiliza la tecnología BMW eDrive de quinta generación. El hidrógeno que utiliza como fuente de energía se almacena en dos depósitos de 700 bares fabricados con plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). La pila de combustible convierte el hidrógeno en energía eléctrica, generando una potencia de 125 kW/170 CV. Además, el motor eléctrico puede añadir a la mezcla la energía almacenada en una batería. Esta batería se carga a través de la recuperación de energía o de la pila de combustible. Todo esto significa que la potencia del sistema de 275 kW/374 CV está disponible cuando el conductor decide explorar los límites superiores de las capacidades dinámicas del coche. La única emisión de la pila de combustible es vapor de agua. Y su calor residual se aprovecha con especial eficacia para calentar el interior del coche.




Temas relacionados

para ti

en destaque