Quevedo, Shakespeare y Santa Teresa ‘desaparecen’ del centro de Almería

El mural de figuras del Siglo de Oro que engalanaba la calle Dalía será ocupado por una oficina

Los operarios, ayer tarde ocultando las pinturas bajo el encofrado.
Los operarios, ayer tarde ocultando las pinturas bajo el encofrado.
Manuel León
20:19 • 29 sept. 2022

Dos meses y unos días es lo que ha durado el colorido mural dedicado a obras y autores del Siglo de Oro que durante ese tiempo ha engalanado la calle Dalía, justo al lado del pub Jarapa Largo Recorrido y frente a un espectador de piedra al que acusaban de "ser muy feo y dar susto a los vecinos". El Ayuntamiento prometió trasladarlo para evitar soponcios pero allí sigue en su cubil con sus tirabuzones y su rostro de Jorobado de Notre Dame. Los que no van a seguir ya, porque serán repellados de solería y convertidos en ventanas, serán la Menina de Diego Velázquez, Francisco de Quevedo con sus monóculos, La Celestina de Fernando de Rojas, Don Quijote y Sancho Panza de Miguel de Cervantes, Santa Teresa de Jesús y William Shakespeare orillado en la esquina, junto al local desde donde los fines de semana se escapa por la puerta la música de Spandau Ballet. 



Los autores del Siglo de Oro en la calle Dalía, que ya no están.
Los autores del Siglo de Oro en la calle Dalía, que ya no están.


El mural, que fue inaugurado en julio en conmemoración de las Jornadas de Teatro del Siglo de Oro de Almería sobre una fachada privada, ya tiene las horas contadas. Lo inauguró el concejal Diego Cruz y el coordinador de las Jornadas, Diego Ruiz, este trabajo realizado por los artistas graffiteros @nauni69, @danklabara y @paquiyosanta. Las Jornadas, uno de los mejores ciclos temáticos de la literatura del siglo de oro, seguirán, pero no estos protagonista de colores. A partir de ahora, donde estaba la lanza de don Quijote o la melena de Shakespeare se abrirá la ventana de una oficina. El local donde durante tantos años estuvo el pub Maravillas y después otros locales de hostelería se va a convertir en una nueva oficina dedicada supuestamente al negocio inmobiliario. Ese entorno, junto a la calle Trajano está cuajado de restos del naufragio de la movida nocturna almeriense de los 80 como Anagrama y el Capitán Nemo, que siguen cerrados y varados en el tiempo. 






Temas relacionados

para ti

en destaque