Los pactos tras el 19-J siguen en el aire tras el segundo debate

Aspirantes a San Telmo animan la contienda política aunque sin entrar de lleno en propuestas

Simón Ruiz 00:23 • 13 jun. 2022 / actualizado a las 00:50 • 14 jun. 2022

Debía de ser el de anoche “el debate decisivo” ante las elecciones andaluzas del próximo domingo y solo el 19 de junio se sabrá si tendrá o no influencia en el resultado de los comicios. Avanzan los analistas políticos que un debate apenas mueve porcentajes de intención de voto, y es probable que así sea.


En el caso que nos ocupa, el debate ante las cámaras de Canal Sur que protagonizaron Juanma Moreno (PP), Juan Espadas (PSOE), Juan Marín (Ciudadanos), Macarena Olona (Vox), Inmaculada Nieto (Por Andalucía) y Teresa Rodríguez (Adelante Andalucía) dejó la principal incógnita sin despejar. ¿Qué pactos de gobierno habrá a partir del 20 de junio si, como avanzan todas y cada una de las encuestas, ninguna de esas formaciones o coaliciones alcanza la mayoría absoluta de los 55 escaños en el Parlamento de Andalucía?


Sin lugar a dudas, quien dejó abiertas todas las posibilidades fue el candidato a la reelección, Juanma Moreno Bonilla, por más que lo intentó su principal adversario, el socialista Juan Espadas. El aspirante popular no se salió de su guion para pregonar una y otra vez que quiere “gobernar con la mayoría de los andaluces” y “respetar la pluralidad” de los electores. Es decir, dejó abierta la puerta tanto a gobernar en coalición como a cerrar la puerta a Vox, cuya candidata, Macarena Olona, está empeñada en hablar ‘solo de su libro’, de cómo se habla de la masturbación en los libros de texto, de la inmigración, de la inseguridad, … Tuvo réplicas sonoras en todos los bloques por parte del resto de candidatos. La que más se sintió fue la de Juan Marín (Ciudadanos): “¿Usted ha sintonizado alguna vez Canal Sur?”.




Moreno Bonilla se presentó otra vez ante el electorado como un gobernante moderado, aunque desde las izquierdas le tacharon, en todo caso, de “educado”, pero “de derechas”.


El debate de anoche empezó a parecerse al del pasado lunes en RTVE pero conforme pasaban los minutos el fuego cruzado de argumentos entre los seis contendientes fue a más. Incluso en el capítulo de reproches entre los dos que más tienen posibilidades de ostentar el sillón presidencial, dícese Moreno Bonilla y Espadas Cejas.




Se quejó el actual presidente de gobernar dos años de pandemia “con la herencia recibida” de gobiernos en los que estuvo de consejero el ahora candidato del PSOE y éste le refrescó la memoria reprochándole que nunca antes había llegado tanto dinero desde el Gobierno de España, “dinero que no han gestionado bien”. El mismo argumento defendió la representante de Por Andalucía y miembro de Izquierda Unida, Inmaculada Nieto. Al fin y al cabo las coaliciones de gobierno se defienden, como hizo el propio Juan Marín con el Partido Popular en la Junta. “La inestabilidad institucional son los 47 diputados” que hasta el domingo suman PP y Ciudadanos.


Tanto el debate del 6 de junio como el del 13 de junio retrataron dos Andalucías diferentes: la de los grandes macrodatos, como los de creación de empleo, registros históricos de autónomos o cifras “incuestionables” de nuevos centros sanitarios y educativos, o la de las protestas en la calle cerca del escenario de la segunda confrontación política, a cargo de trabajadores del propio Canal Sur, agentes forestales y otros colectivos.




Y al igual que la semana pasada, Moreno, Espadas, Marín, Olona, Nieto y Rodríguez optaron por centrarse, sobre todo, en cuestiones de índole autonómica (excepción eso sí de Vox que reduce parte de su acción de gobierno a reducir subvenciones a asociaciones empresariales y sindicatos), sin entrar en asuntos económicos que cruzan España de extremo a extremo, desde la inflación hasta el precio de los combustibles y la energía.


Antes de llegar a la medianoche, el minuto de oro sirvió para convencer a esa quinta parte del electorado que se presupone indeciso ante la cita con las urnas del próximo domingo.


Teresa Rodríguez adelantó que Adelante Andalucía “no se casa con nadie”. Macarena Olona llega al 19-J mirando al sevillano Palacio de San Telmo “con hambre de cambio y prosperidad”. Inmaculada Nieto “no va a fallar” al electorado progresista. Juan Marín reivindicó el “voto útil y decisivo” para Ciudadanos. Juanma Moreno pidió “votar sin miedo y en libertad por una opción de futuro” como el PP. Y Juan Espadas se acordó de la frase que escuchó hace ya semanas en un mitin en Roquetas: “Si votamos, ganamos”.

El PP de Roquetas y las 200 Viviendas

La candidata de Vox a la Presidencia de la Junta, Macarena Olona, vinculó el pasado lunes al barrio capitalino de El Puche y al municipio almeriense de El Ejido con inmigración y problemas de seguridad.


Días más tarde, en El Ejido, Juanma Moreno, el alcalde, Francisco Góngora, y el presidente provincial del PP, Javier A. García, salieron en defensa de la imagen de esta localidad.


En el debate de anoche, Olona citó en esta ocasión el barrio roquetero de Las 200 Viviendas y en Twitter le respondió rápidamente Eloísa Cabrera, dirigente provincial del PP y exconcejal. “¿Cómo puede hablar esta señora de lo que no conoce? Miedo dan ciertas ideas llevadas al extremo por ciertas personas. Deje de hacer daño a pueblos honrados como el mío. No todo vale”.


Temas relacionados

para ti

en destaque