“Si esto no cambia, la vuelta al cole puede suponer un brote masivo”

Los sindicatos consideran que no hay garantías para una vuelta presencial a las aulas segura

Alrededor de 400 centros educativos de la provincia tienen previsto recibir a los alumnos en dos semanas.
Alrededor de 400 centros educativos de la provincia tienen previsto recibir a los alumnos en dos semanas.

A diez días del inicio del curso escolar más incierto que se recuerda, las medidas de la Consejería de Educación para que la vuelta presencial a las aulas sea segura tienen en pie de guerra a padres, profesores y sindicatos. El próximo 1 de septiembre los 11.000 docentes de la provincia de Almería tendrán que incorporarse a su puesto de trabajo en la más absoluta incertidumbre. El día 10 será el turno de Infantil y Primaria y el 15 de Secundaria. En total, 45.000 alumnos volverán a unos 400 centros educativos, cerrados a cal y canto desde marzo a causa de la pandemia del coronavirus.


LA VOZ ha consultado con los sindicatos cuáles son los principales escollos del plan de la Junta para que los estudiantes regresen a las aulas sin convertirse en un peligro para la salud pública. Porque tal y como asegura el secretario general de Enseñanza de CCOO en Almería, Juan Pallarés, “si esto no cambia, la vuelta al cole puede suponer un brote masivo”.

Pruebas PCR y material sanitario

A juicio de CCOO, Ustea y CSIF, las 270.000 mascarillas y más de 30.000 litros de gel hidroalcohólico que la Delegación Territorial de Salud y Familias tiene previsto repartir cada mes en los centros educativos de la provincia son “insuficientes” sobre todo si se tiene en cuenta que la recomendación es que el uso de cada mascarilla no abarque más allá de lo que dura una jornada lectiva.


Sobre la realización de test Covid-19 a unos 13.500 profesionales de la Educación, los sindicatos se preguntan por la fecha de realización, ya que a día de hoy los docentes no han recibido ninguna información al respecto. “Además, una persona que un día da negativo, puede salir positivo al día siguiente”, apunta el responsable de sector de Educación de Almería CSIF, Juan Francisco Caballero.

Ratio y distancia de seguridad

Es, probablemente, la gran preocupación que hay sobre la mesa de la comunidad educativa en este momento. Para el responsable de organización de Ustea Andalucía, Jorge García, que se ocupa de los asuntos relativos a educación, lo grave de esto es que a diez días de que empiece el curso no se haya producido ningún movimiento en el sentido de lo que las autoridades sanitarias recomiendan: bajada de ratio y aumento de la distancia de seguridad.



“Las autoridades sanitarias dicen que los grupos tienen que ser de máximo diez personas y aquí nos encontramos con ratios que oscilan entre los 20 y los 30 alumnos, incluso más; sin la separación suficiente, va a haber una segunda oleada”, añade Pallarés.


En este sentido, desde CSIF proponen seguir el ejemplo de otros países de modo que los centros que no tengan espacio recurran a bibliotecas o aulas prefabricadas. “Para bajar la ratio hay que hacer desdoblamiento y eso pasa por contratar a personal”, añade Juan Francisco Caballero.

Contrataciones

La contratación de casi 400 profesionales como dotación extraordinaria por parte de la Delegación Provincial de Educación de cara a “garantizar una vuelta a las aulas responsable y segura”, a pesar de la pandemia de la Covid-19, es a todas luces “escasa” en opinión de los sindicatos. “Más o menos sería una persona de refuerzo por centro y eso no sirve de nada, es una medida de maquillaje; si se tomasen en serio la vuelta al cole habría que doblar la plantilla”, indican en Ustea Andalucía.


A ojos de CCOO, con una persona extra para todo el centro es imposible procurar que el alumnado siga las recomendaciones del lavado de manos, uso de la mascarilla y limitación de movilidad a través de los llamados grupos burbuja o de convivencia. “Se podría hacer bien invirtiendo dinero, pero no se ha hecho”, afirma Juan Pallarés.

Movilidad de alumnos y profesores

La Consejería de Educación, con Javier Imbroda al frente, ha basado su plan de vuelta a las aulas en la creación de grupos de convivencia, también llamados grupos burbuja, con vistas a reducir los contactos de cada alumno que solo convivirá con los compañeros que estén en su misma clase de cara a mantener un mayor control en caso de que se registre un positivo. Desde CCOO se preguntan “cómo se evita que los niños, que se tocan y se besan todo el día, permanezcan separados”.


Suponiendo que sea posible controlar que los estudiantes más pequeños no interactúen con otros vigilando de forma especial la llegada y salida del centro, así como la hora del recreo, los sindicatos ponen la lupa en la movilidad de los profesores. Asunto sobre el que la Delegación Territorial había defendido que se tratará de que un mismo docente imparta el máximo de materias siempre que sea posible. En Ustea consideran que en Secundaria “eso es del todo imposible” porque “estamos ante especialistas”. “Y en los últimos años la administración se ha encargado de ‘secundarizar’ la Primaria en el sentido de que la tendencia es que ocurra lo mismo”, añaden.

“Somos docentes, no sanitarios”

Una de las decisiones más controvertidas para los docentes de entre todas las adoptadas por parte de la Consejería de Educación es el hecho de que haya encargado a los equipos directivos de los centros el plan de contingencia frente al coronavirus. En opinión de Jorge García, de Ustea, este documento debería estar elaborado por un especialista, por un sanitario. “Somos docentes, no sanitarios y es una tarea para la que no estamos preparados; ¿qué pasa si hay un grupo con un contagio? ¿de quién será la responsabilidad?”, se pregunta.


Juan Pallarés, de CCOO, va un paso más allá y recuerda que el coordinador Covid de cada centro también será un docente. “Para eso está el equipo de Prevención de Riesgos Laborales”, alega. A lo que añade Juan Francisco Caballero, de CSIF: “En la Delegación de Educación de Almería solo hay tres personas dedicadas a este cometido, hemos pedido ampliarlo, igual que el personal de limpieza, pero no hemos obtenido respuesta”.

Movilizaciones y reuniones
A la espera de la Mesa Sectorial autonómica prevista para final de mes y el encuentro virtual que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantendrá con los presidentes autonómicos, los sindicatos no descartan ningún escenario, incluso que se posponga el inicio de curso. Con una huelga convocada en Madrid, en Andalucía se sigue negociando algún tipo de movilización. “Aquí tampoco se descarta la huelga, es la única herramienta que nos dejan”, concluye Pallarés. De momento, a principios de septiembre habrá una concentración del personal de apoyo de los centros frente a la Delegación Territorial.

 

Temas relacionados
Educación

para ti

en destaque