La Voz rinde homenaje a los sanitarios en un foro virtual

Seis cualificados profesionales almerienses explican sus experiencias sobre la pandemia

 Francisco Giménez,  pediatra y director del Instituto Balmis de Vacunas, comenzaba este viernes su participación en el webinar de La Voz sobre los ‘Sanitarios almerienses frente al virus’, comentando que bien podía “servir de homenaje a los profesionales” que se han dejado la piel, y que siguen haciéndolo, en la batalla de toda la sociedad frente al coronavirus, como destacaron los participantes. 


Y claro que este periódico, junto a los patrocinadores Aguaema SL y áridos y Hormigones Pérez Jiménez, y los colaboradores Endesa, Cosentino y Cajamar,  también han querido rendirles homenaje organizando este acto virtual en el que han participado seis prestigiosos profesionales de la provincia. 


Por orden alfabético intervinieron Manuel Felices, jefe de Cirugía Endocrina del Hospital Näl de Suecia; Francisco Giménez, pediatra y director del Instituto Balmis de Vacunas; Elena González, médica especialista en Medicina Familiar; Julia González, médica y directora de la Residencia de Mayores de Íllar; María Luisa Molina, enfermera en el Hospital Universitario Torrecárdenas, y Antonio Montes, médico internista en este mismo centro. El webinar estuvo coordinado por Pedro Manuel de la Cruz, director de La Voz, y Simón Ruiz, redactor jefe.

     



En la residencia  

Una de las intervenciones más emotivas  del webinar fue, sin lugar a dudas, la de Julia González, la directora de una de las residencias de mayores que más han sufrido los efectos del Covid en la provincia, la de Íllar, en la que han fallecido dos personas. La doctora aseguró que en su afán por “coordinar y proteger” a los 69 residentes y una treintena de trabajadores, se encerró en sí misma: “Me evadí del mundo exterior y he llegado a vivir una realidad paralela”, aseguró. Así, admitió que solo ha vuelto al mundo real una vez que el centro ha quedado libre del virus. También explicó lo duros que han sido estos meses para los mayores ingresados, que fueron aislados en sus habitaciones y que han sufrido pánico, enfado y también tristeza, aunque afirmó que llegó un momento en el que llegaron a considerar “normal” su situación.


El fracaso de un modelo 

Manuel Felices centró su intervención en lo que consideró como el gran fracaso del modelo sueco de actuación frente al coronavirus. La estrategia del país escandinavo, como apuntó el doctor almeriense, se ha caracterizado por intentar sostener la máxima normalidad, manteniendo abiertos todo tipo de establecimientos públicos, desde colegios, guarderías o restaurantes, y centrando la protección casi exclusivamente en los sectores de población de mayor riesgo, como los mayores. 


Esto ha provocado, como apuntó, que Suecia sea a día de hoy uno de los países europeos con una mayor tasa de afectados y fallecidos por coronavirus, algo que grupos de científicos y profesionales sanitarios están intentando reconducir haciendo ver a los responsables políticos sus errores y variando sus políticas sanitarias respecto al virus. 


Los niños y las vacunas   

Francisco Giménez habló de la incidencia del Covid-19 en los niños y sobre las vacunas, sus dos especialidades. Respecto a los menores, destacó la incertidumbre inicial sobre cómo les afectaría el virus, que finalmente parece atacarles de manera más leve que a los adultos. De hecho, en Almería no se ha confirmado ningún caso grave ni muerte de pacientes en edad pediátrica. En cuanto a las vacunas, sostuvo que todo apunta a que al menos hasta el próximo año no tendremos ninguna eficaz disponible. 


Gran esfuerzo

Elena González, médica de Atención Primaria en La Cañada, que ha estado también a cargo de una residencia de mayores, la de Santa Teresa Jornet , valoró el gran esfuerzo realizado con su medicalización, algo que ha ofrecido unos excelentes resultados, gracias a un trabajo en equipo en el que también ha colaborado Torrecárdenas, con el internista Nicasio Marín a la cabeza.


Apoyo de la ciudadanía

La enfermera María Luisa Molina agradeció el apoyo de la ciudadanía al trabajo de los sanitarios en esta pandemia, “que ha reforzado su labor”. Sobre su experiencia personal, aseguró que había permanecido “tres meses confinada” en su casa, sin convivir con ninguno de sus familiares. 


Por último, el internista Antonio Montes afirmó que el trabajo desarrollado durante la pandemia no había tenido límites para los profesionales, que se han dedicado a él durante las 24 horas del día en un continuo proceso de aprendizaje y de cambios de protocolos de actuación. 


 

Temas relacionados
Íllar Sanitarios Residencias de mayores Hospital Torrecárdenas Política La Cañada Cajamar Endesa Cosentino

para ti

en destaque