El detallado mapa del carril bici que Carlos Jurado nos regala

Carlos jurado con su bici en Almería.
Carlos jurado con su bici en Almería. Remedios Fernández

Lo que ha hecho Carlos Jurado Rivera es para que le demos un premio. Por el altruismo de su proyecto, por la herramienta libre que ha puesto de forma desinteresada en nuestras manos. Pero él se encoje de hombros y sonríe. “Son datos que pertenecen a la comunidad”, dice. “Y todo empezó por una necesidad mía, así que...”.


Todo empezó hace un par de años, cuando se compró una bicicleta. Sabía del carril bici por el cual podía recorrerse casi toda la ciudad, pero encontró que los únicos mapas que lo representaban eran los del Ayuntamiento, mediante cartelitos, y en varias zonas...”, dice. “Pero claro, no vas a ir a buscar el cartelito cada vez que quieras saber por dónde ir. Y me dije: ¿De qué manera puedo hacer esto mas...?”.
Lo intentó con los mapas de Google o Apple, pero no había forma de introducir en ellos esa información. Y así dio con OpenStreetMap, una plataforma de software libre que permite la colaboración de cualquier persona. Este sí le permitía meter con toda precisión el carril bici. E, incluso, tenía un montón de aplicaciones adicionales.


Se dio cuenta de que era complicado. “El carril de Almería se ha tenido que ir adaptando, es una vía que se ha añadido posteriormente, y, por ejemplo, tiene algunos cambios de nivel que, según con qué bici, hasta duelen...”.


Comunidad
Carlos es de Córdoba, pero lleva toda la vida en Almería. Hizo el grabado superior de Administración de Sistemas Informáticos, trabaja en un centro de formación, como profesor, y hace “cosas de informática para no perder el contacto”, dice. “Porque es lo que me gusta”.


Enseguida contactó con la comunidad nacional de OpenStreetMap, y con la local, que es Geoinquietos. “Y aprendiendo con la Wiki de la aplicación, y haciendo calle… He completado todo el carril bici de Almería capital. Y estoy ahora con el de El Toyo, y quiero hacer la de Huércal...”.


En la calle edita con el móvil; en casa, con el ordenador. A veces, cuando hay un requiebro en el carril, él mismo hace las fotos y las sube. “Hay dos tipos de mapeados”, explica. “Y lo mejor es mezclar. Uno es el que usa imágenes satelitales, que te permite hacer muchas cosas, y muy bien. Y, dos, está el mapeado in situ, con una aplicación móvil. Por ejemplo, un aparcamiento de bicicletas puede no aparecer en el satélite. Pues yo, al pasar por allí, puedo agregarlo. O la reforma de la carretera Sierra Alhamilla, no está representada a nivel de satélite. Tuve que ir allí a ponerla”.


Le ha llevado “muchas horas”, dice, “porque he querido hacerlo bien. He puesto cada una de las señales que aparecen en el propio carril. De ceda el paso, tramos de paso de peatones, reducción de velocidad…”. Incluso ha puesto elementos del entorno: árboles, bordillos, comercios, parques... “Hay que añadir el contexto”, dice, “para que lo distingas visualmente...”. Lo dicho: merece un premio. O, al menos, que lo ayudemos.

 

más leídas

últimas de Almería

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería