La Compañía vibra con la poesía de Antonia Esteban

E l pasado viernes tuve el privilegio de presentar, en el Salón de Actos de la Compañía de María, un libro de poesías cuya autora, Antonia Esteban Ruiz, refleja en sus versos la grandeza del alma humana. Esta almeriense expresa sentimientos tan profundos que a nadie pueden dejar indiferente. Su obra, Ecos al viento, contiene poemas que nos transmiten las más hermosas sensaciones. 

Uno comprende y aprende con la emoción de unas palabras que inundan el corazón. Su poesía trasciende la realidad para acercarse a ese mundo ideal con el que todas las personas de bien soñamos. Son indudables, además de los valores estéticos y literarios, los pedagógicos porque sus versos pueden formar parte de la didáctica del  arte y la literatura. Gracias, Antonia, por la autenticidad y sinceridad con las que llenas las páginas de tu obra. Al estilo de Martin Luther King, yo también tengo una visión de futuro, un sueño: Que el mundo llegue a llenarse del contenido de tus versos para conseguir la verdadera justicia social y ese objetivo de felicidad al que todos aspiramos. Ecos al viento es, pues, una vía de aprendizaje, un camino de coherencia que acerca la esencia del ser a sus existencia.


 Estos Ecos al viento tienen lugar en su Almería querida y, en ellos, refleja sus vivencias y sus anhelos: “Como la brisa con olor a mar en una mañana de verano o un impetuoso vendaval besando el rostro en los más bellos montes.” 


Se trata además de una obra familiar porque con Antonia han colaborado sus marido Paco y sus hijos Cristina y Fran sintiendo como propios y hasta acompañando golpe a golpe cada verso que recitaba la poeta. De los poemas que contiene el libro, y que en la voz de Antonia resonaban hasta lo más profundo del Salón, me voy a detener, por mi particular vinculación al Parque Natural de Cabo de Gata, en el que con la fuerza del mar y del viento recitó Antonia: El balcón de las miradas.


 Aquí, nuestra artista, nos brinda un hermoso poema en homenaje a la joya más valiosa que tiene Almería, a ese último rincón del paraíso donde el silencio cobra un valor supremo y el tiempo se detiene. A continuación reproduzco un fragmento que habla por sí solo: 


 

más leídas

últimas de Opinión

Refranes



Ciencia versus Política

Poco a poco se llega antes
Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería