De buenos destellos a brillo continuo para ser supercampeón

La Supercopa SVM 2022 llega para Unicaja Costa de Almería en el camino de formación

Los ahorradores van a por la Supercopa en casa.
Los ahorradores van a por la Supercopa en casa. La Voz
La Voz 12:37 • 23 sept. 2022

Está claro que la Supecopa es el trofeo menos ‘fetiche’ para los ahorradores, pese a que suma siete en sus vitrinas. El último en llegar lo hizo en 2015, procecente de El Ejido, el primero de los tres títulos del histórico triplete. Han pasado siete años, y esa fue además la última vez que se organizó un torneo en la provincia. En lo que respecta al Moisés Ruiz hay que remontarse hasta 2010, doce años atrás, para tenerlo como sede precisamente de una Supercopa, habiéndolo sido en 2009 de la Copa del Rey. En las dos ocasiones el club ahorrador se alzó campeón de sendas competiciones, en ambas frente al mismo de ‘casi siempre’, el CV Teruel. Ahora es Melilla Sport Capital… una vez más.


Y es que este sábado, desde las 19.00 horas, en el mismísimo Moisés Ruiz y con Ángel Romero y José Manuel de Moya como árbitros, almerienses y melillenses van a disputar su tercera final consecutiva. Hay empate, uno a uno, que se romperá inexorablemente al finalizar el día. La Copa del Rey fue para los de Salim Abdelkader, la Superliga fue para los de Manolo Berenguel y lo que toca es coronar al ‘supercampeón’. Las muchas ganas de los dos posiblemente no vayan acorde con el nivel que sean capaces de desarrollar a esta altura de temporada, porque este partido marca el ‘minuto 1’ de la misma. Hasta el momento ambos han rodado lo que han podido y los dos saben que pueden dar más.


En ese contexto parte con cierta ventaja Melilla Sport Capital, que ha movido muy pocas piezas de su maquinaria y las ha sustituido por fichajes de alto nivel. En cuanto a Unicaja Costa de Almería, más de la mitad de su nuevo plantel son incorporaciones, de jugadores contrastados y de gran calidad, con amplia trayectoria, pero que se encuentran en pleno proceso compenetración. A la espera del estado de forma que pueda presentar el equipo norteafricano, a priori las mejores versiones de potencial dejarán paso a otros elementos que pueden ser los elementos diferenciadores para alzarse con la victoria. Por ello, hay por delante un partido bonito y espectacular. No en vano, es una final… entre los mejores.



Eso determinó la pasada temporada y es lo que sigue en vigor, ya que la nueva es todavía un ‘melón sin abrir’ y ambos han confeccionado proyectos para seguir en la lucha por los títulos. En recompensa, el primero se dirimirá entre ellos, pero en Almería, y eso debería ser la ventaja ahorradora. El llamamiento a la afición es rotundo en un fin de semana sin fútbol, sin partido de la UD Almería y en el que los focos deben estar puestos en el Moisés Ruiz y en historia. Podría ser abrir otro decena, podría conquistarse el título nacional 31, una leyenda en verde en la que el público tiene mucho que decir. Este partido, además, se ha incluído en el abono de la temporada y vuela el hashtag #LlenemosElMoisés.


Será complicado, como siempre, teniendo en cuenta que Melilla Sport Capital es un gran rival que llegó para quedarse, que abrió con la Copa su condición de campeón y que ve la ocasión este sábado de consolidarse en ese selecto club. La dirección del juego sigue siendo para su ‘jefe’, Martín Riganti, y la principal referencia atacante para su ‘killer’, un Fede Martina pletórico de potencial. Los dos son argentinos y además se mantienen otros dos más, Mariano Giustiniano y Nacho Luengas, ambos receptores cuyas características son diferentes. En esa línea se ha producido uno de sus tres grandes fichajes, el de Balsa Radunovic, montenegrino bien conocido por los verdes dado su paso por Teruel.



Otro es David López, joven central malagueño que ha cambiado Almería por Melilla y que hace pareja con otro ex ahorrador, quien posiblemente esté en el mejor momento de su carrera, como es Jean Pascal Diedhiou. El tercero de renombre es el de Unai Larrañaga, líbero de la Selección Española y que llega procedente de Textil Santanderina. Todos los citados son sus principales armas para confeccionar un equipo titular muy fuerte, pero el hipotético banquillo está igualmente bien formado. Cade destacar una temporada más de su capitán, Mika Tahiri, opuesto que lleva toda su carrera de ‘gladiador’, y el joven Sufian El Messaoudi, receptor que Abdelkader está reconvirtiendo en líbero.


Los demás son fichajes jóvenes promesas, como el receptor Florentino Ruda o el central Azddin Mimoun Chacrani, y el experimentado colocador venezolano, de 37 años, Frander José Añes Peralta. El análisis de lo jugado estas semanas atrás completado por parte de los técnicos ahorradores, en cuanto a marcadores ha habido dos victorias en una visita a Manacor y dos derrotas en otra visita a Lisboa, frente a Sporting. Justo con destellos del propio rodaje se ha quedado Manolo Berenguel para encontrar los argumentos a pulir de cara a la final, en plena construcción del sistema de juego. Tiempo justo, y se espera que suficiente, más la grada, pero también más las ganas de recuperar un trono ‘olividado’.



Los siete entorchados de Supercopa ahorradores se han conquistado, cronológicamente, frente a Caja Salamanca y Soria, el primero allá por 1995 y en Almería. Se dejó de jugar este título en el momento de máximo esplendor ahorrador, y se volvió a ganar dos veces seguidas justo cuando se recuperó, 2002 y 2003, ante PTV Málaga y Elche en El Puerto de Santa María y en tierras ilicitanas. Se jugaron seis finales consecutivas en esa etapa, tres victorias y tres derrotas, ante Drac Palma triunfo en Puertollano y caídas contra Arona en casa, frente a Son Amar en Miranda de Ebro y con el propio Drac Palma en Laredo. La historia sigue ya con un solo adversario, Teruel, quien ha dominado esta competición en los últimos tiempos y es el que más suma, con nueve, casi siempre a costa del verde.


De hecho, en 2009 se perdió en Los Planos, después se ganó dos veces consecutivas en Almería y en el propio Teruel, esta la penúltima en 2011 antes de la última de El Ejido. Los turolenses suman nueve títulos, cinco de ellos jugados en su pista consecutivamente, y los ahorradores optan a su octava Supercopa en la que será su décimo octava final en la competición, la final 63 de la historia. Los protagonistas irán a por todas, con la batuta de Bakonji, el cañón de Ferreira, la solvencia de Víctor Rodríguez y Chema Giménez, y el muro de Moisés Cézar y Pau Delós como fichajes, unidos a la sovencia acostumbrada de Juanmi González, que es duda, de Portero, de Jorge Fernández y de Paquillo, más la tremenda ilusión y potencial del joven Raúl García ‘Asensio’, que se está confirmando.


Temas relacionados

para ti

en destaque