Estampa histórica y sabor añejo en los 75 años del Amor

Salida por su feligresía del Cristo del Amor junto a la Virgen del Primer Dolor

Insólita imagen en la Puerta de Purchena: el Cristo del Amor y Ntra. Sra. del Primer Dolor, juntos.
Insólita imagen en la Puerta de Purchena: el Cristo del Amor y Ntra. Sra. del Primer Dolor, juntos.

El día esperado por toda una hermandad y buena parte de la Almería cofrade llegó ayer. 


De hecho, desde primera hora de la mañana había verdadera expectación por contemplar una estampa histórica y con sabor a décadas pretéritas. 


El Cristo del Amor y Nuestra Señora del Primer Dolor, por fin, juntos en un mismo paso conformando un misterio en el que las miradas conformaban un camino hacia Dios mismo: del espectador, a pie de calle, hacia los ojos de Nuestra Señora del Primer Dolor, ocupada contemplando cómo los ojos de su Hijo, en un último adiós, miran al cielo.


Calles de gala



Ya en la noche previa, la del viernes al sábado, las calles de la feligresía de San Sebastián anunciaban de forma visual que la Hermandad del Amor se disponía a poner punto final a las celebraciones de sus 75 años de vida.


Mientras el grupo joven se apresuraba preparando los últimos detalles en el recorrido, guirnaldas al más puro estilo verbena popular marcaban el camino que, unas horas después, habría de recorrer un cortejo compuesto por las hermandades almerienses, que acompañaron al Amor por las calles de su feligresía.


A las 20 horas de la tarde, las puertas de San Sebastián se abrían para que la cruz guía de la hermandad iniciara un recorrido que, aunque escueto, llevó a la hermandad algo más de 3 horas.


Tras el excepcional e insólito paso de misterio, que en principio será irrepetible (a pesar de algunas voces que claman, desde fuera de la hermandad, que ambas imagen vayan juntas conformando un Calvario cada Martes Santo), los sones de la Banda de Cornetas y Tambores Santa Cruz acompañaron a las imágenes como hacen con el crucificado cada Semana Santa.


Nuestra Señora del Primer Dolor, con manto azul como acostumbra, llevaba un rosario de plata y nácar regalado en la tarde del pasado viernes por la Hermandad de los Estudiantes, que también celebra este año su 75 aniversario y que, de hecho, saldrá en procesión extraordinaria dentro de tan solo dos sábados con Nuestra Señora del Amor y la Esperanza. Año de Amor, este 2019. Y de celebración cofrade.


Y hablando de celebración cofrade, lo cierto es que la Almería cofrade no acompañó como cabría esperar a una salida extraordinaria que, como pronto, solo se repetirá dentro de otro cuarto de siglo.


Bien sea por el poco margen con el que el Obispado aprobó la salida procesional de ayer, bien por la coincidencia de la fecha con una importante salida extraordinaria en Sevilla capaz de atraer a no pocos almerienses hasta la capital andaluza (la del Cristo de la Sed), lo cierto es que algunas partes del recorrido se vieron algo desangeladas teniendo en cuenta lo que acostumbra a suceder en citas cofrades de estas características, reuniendo a amantes de la Semana Santa de toda la provincia y otros puntos de la geografía.


Sabor añejo

Desde 1946 y, al menos hasta mediados de la década de los años 50 del pasado siglo, el Cristo del Amor procesionó protagonizando un misterio en el que una Virgen y algunas imágenes secundarias completaban la escena en la que Cristo muere.


No obstante, las dos imágenes titulares actuales nunca habían salido en un mismo paso hasta el día de ayer. De esta forma, la Hermandad del Amor hacía un guiño a lo que precisamente celebraba en el día de ayer: su historia, con todos sus cambios y vaivenes. Banca y Bolsa, como era conocida la corporación en sus orígenes, tiene ya tres cuartos de siglo de vida.


Con ese sabor añejo a la par que novedoso, unos minutos después de las once de la noche, la estampa del Cristo del Amor y su madre, nuestra Señora del Primer Dolor, cruzaban la puerta de San Sebastián. Juntos.

 

Temas relacionados
Martes Santo

para ti

en destaque