El Lorca de Javier Viana que puede valer un Max

El actor almeriense está detrás de ‘Espejo capricho escénico’, candidato a tres premios

Javier Viana, caracterizado por Federico García Lorca.
Javier Viana, caracterizado por Federico García Lorca. La Voz

El Federico músico, el magnífico pianista, el poeta que destilaba rítmica, el arreglista que perfeccionó temas que hoy forman parte del acervo popular. Ese es el García Lorca que habita en ‘Espejo capricho escénico’, el montaje sobre “teatro, música, poesía y vida” que ha valido al almeriense Javier Viana tres candidaturas a los Premios Max, entre ellas mejor autor y espectáculo revelación.


Una propuesta de Bum Creaciones que este actor, director, dramaturgo y músico “abderitano nacido en Málaga” -vivió en el Poniente, donde aún está afincada parte de su familia, entre los dos y los 18 años y le gusta definirse así- describe como un acercamiento a Lorca con “rigor histórico, pero sin miedo”.


“Llamo ‘Capricho escénico’ a la obra como sinónimo de libertad creadora. Cuando uno se acerca a autores del peso de Lorca, todo se cubre de una densidad que a veces paraliza y yo quería huir de eso. Mi relación con él ha sido muy luminosa, su literatura destila vitalidad y alegría de vivir, y echaba de menos propuestas escénicas así”, confiesa a LA VOZ.


A Viana, que ya tiene en su haber un Max de su etapa en Laví e bel por ‘Cabaret líquido’ -elegido mejor espectáculo musical en 2009-, la deriva lorquiana viene de largo: ha trabajado con Blanca Li en ‘Poeta en Nueva York’ y con Carmen Vilches en un tributo a Lorca y Enrique Morente desde el free jazz que llenó tres semanas en el Sacromonte de Granada. Atrás quedan 30 años en el oficio y unos cuantos más desde que un profesor de Adra llamado Francisco Lozano le descubrió el teatro con aquel retablillo de títeres que le dio el “primer pellizco”.


Poliédrico
Estrenada hace un año en el Teatro Cervantes de Málaga y representada en el Museo Casa Natal de Lorca de Fuentevaqueros, la función pone en escena a un Federico poliédrico a través de tres personajes: Nerea Cordero -candidata al Max a mejor actriz protagonista- que “representa  la vinculación de Lorca con lo femenino”; Javier Galiana, quien interpreta al músico y también a Luis Buñuel y al Quijote de Cervantes, yJavier Viana, que simboliza la “conexión con la tierra y la naturaleza”.


“De lo que uno escribe a lo que sucede sobre las tablas, todo se enriquece; hay lugares muy abiertos a la improvisación. Es un viaje que parte de la libertad creadora y de relaciones epistolares y conferencias, de los libros de Ian Gibson; me he bebido todo lo que me he encontrado. La obra cuenta, además, con la bendición del Patronato Federico García Lorca a través de Alfonso Alcalá, que fue su director y me alentó a sentarme a escribir”, cuenta.


Libro y disco
‘Espejo capricho escénico’ es asimismo un libro y un disco que constituyen un juego. En función de si te acercas al objeto por el principio o por el final, encuentras el texto original o un CD, ‘Espejo capricho sonoro’. “He publicado el texto por una cuestión de honestidad, en la obra mezclo mis palabras con las de Lorca, Buñuel, Cervantes y Alberti y  me apetecía que estuviera claro de dónde viene cada una”, indica Javier Viana.


El disco, por su parte, incluye letras de Lorca y otras de Javier Galiana y Javier Viana. “Lo grabamos después de la presentación en Fuentevaqueros; nos metimos en el estudio y salió en un día porque la música, como la vida, es en directo, en una toma”, expresa.


Incluido en el circuito ‘Enrédate’, el montaje no se ha visto todavía en Almería. La necesidad de un piano de cola para escenificarlo puede suponer una complicación aunque el formato puede adaptarse. “Uno nunca es profeta en su tierra; el festival de El Ejido, Diputación, el Teatro Cervantes y el Área de Cultura del Ayuntamiento de Almería tienen toda la información”, señala.


¿Qué dicen de ‘Espejo capricho escénico’?

Ian Gibson, humanista y especialista en García Lorca: “Estoy seguro de que ‘Espejo capricho escénico’ va a transmitir el misterioso duende del poeta a muchos públicos, así como su capacidad de alegría”.


Juan José Tellez, periodista y director del CAL: “Un espectáculo donde no hay fronteras entre letra y música, sino belleza plena desde el espacio escénico a las luces o la coreografía; imposible callar ese hermoso estrépito colectivo”.


Alberto Conejero, dramaturgo: “Una cartografía bellísima del devocionario lorquiano”.



Un momento del montaje.
Un momento del montaje.La Voz


 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería

Utilizamos cookies propias y de terceros para el correcto funcionamiento de la web y analizar el tráfico. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Obtener más información.