"Por mucho que los americanos quieran imponer, sin Rusia no vamos a ningún sitio"

G.H. Guarch presenta hoy `Corresponsal en Rusia`, novela histórica publicada por Esdrújula

G.H. Guarch en una imagen promocional.
G.H. Guarch en una imagen promocional.
Marta Rodríguez
23:36 • 23 oct. 2017

A mediados de 1910, Paul E. Alexander, un periodista desconocido, es seleccionado por el diario estadounidense ‘New York Herald’ para viajar a Rusia y escribir un gran reportaje sobre las vanguardias de aquel país. Su verdadero nombre es Pablo Eugenio Alexeivich. Nacido tres décadas atrás en la isla de Ellis -puerta de la emigración-, es hijo de  rusos y habla bien el idioma. Cuando llega a San Petersburgo, no tarda en caer fascinado. Todavía no lo sabe, pero se está fraguando una revolución que lo cambiará todo.


Esta es la premisa de la que parte ‘Corresponsal en Rusia’ (Esdrújula, 2017), lo último  de G. H. Guarch (Barcelona, 1945). Esta novela histórica, que se presenta hoy martes 24 de octubre a las 19.30 horas en el salón noble de la Delegación del Gobierno de la Junta (Paseo de Almería, 68), ve la luz cuando se cumple un siglo de la Revolución rusa (1917-2017). “Ha coincidido, las situaciones son un cúmulo de causalidades, no casualidades. Queríamos haberla presentado antes, pero se retrasó y vimos que iba a coincidir”, apunta a LA VOZ el autor.


Después de acercarse a la antigua URSS en la Trilogía Armenia (‘El árbol armenio’, ‘El testamento armenio’ y ‘La montaña blanca’) y de adentrarse en el estalinismo en ‘La hija del Kremlin’ (Almuzara, 2016), el arquitecto y escritor afincado en Almería aborda en profundidad esta revolución que “hizo borrón y cuenta nueva” y “terminó con una época en que se hacían las cosas de forma muy distinta”. “Tenía una deuda pendiente”, afirma.


“La Rusia soviética quiere poner al obrero, al hombre común, como protagonista para que marque ese pensamiento y señale hacia dónde quiere dirigirse; y esa es una de sus falacias. Fue un cambio absoluto a nivel histórico, significó muchisímo para la modernidad aunque resultó un fracaso de gestión”, argumenta.




Con Rosa Regàs y Juan Eslava Galán como ‘padrinos’ (ella la ha definido como una “extraordinaria narración” y él, como “una novela de lectura arrebatadora”), se trata de una crónica “interesante” y “pedagógica” con la que el lector va a aprender qué pasó y quiénes fueron sus principales actores. Porque durante su estancia en Rusia Paul Alexander, protagonista de esta historia, conocerá a todo tipo de intelectuales y al pueblo, pero también a los propios zares Romanoff y al mismísimo Lenin. 


“Quien se aproxime a ‘Corresponsal en Rusia’ descubrirá qué ocurrió a nivel cultural no solo allí, sino en todo el mundo. Acaba el XIX y aparece una modernidad distinta, con un compromiso político que da al espectador un rol de protagonista”, indica el autor.


G.H. Guarch no tiene ninguna duda a la hora de calibrar la huella de la Revolución rusa en el mundo actual: “El mundo de hoy es, en gran medida, herededo de aquello y de sus consecuencias. China, los países con situaciones comunistas... Y aunque la Rusia de hoy no se puede considerar democrática tal y como entendemos la democracia en Occidente, sí es un sistema abierto y diferente a lo que fue. Por mucho que los americanos quieran imponer, sin Rusia no vamos a ninguna parte.  Siguen siendo unos adelantados en física, en el tema espacial y en otros”.



Temas relacionados

para ti

en destaque