Rubi jugó con fuego y pudo quemarse

El Almería mantuvo el tipo a base de las acciones individuales de Ramazani

Rubi en la banda del José Zorrilla.
Rubi en la banda del José Zorrilla. LFP
Miguel del Pino
13:45 • 17 abr. 2022

Llegaba el Almería a Zorrilla después de haber conseguido un brillante triunfo frente a la Ponferradina. Siguiendo las normas no escritas de este deporte era esperable que el entrenador no hiciera grandes cambios en lo que tan bien había funcionado.

Sorprendentemente el técnico del Almería realizó cuatro cambios respecto a la jornada anterior en el once inicial. Centelles, brillante el lunes anterior dejó su puesto a Centelles. César de la Hoz, pieza vital en el equilibrio defensivo del conjunto, se quedaba en el banquillo y entraba Eguaras. Robertone entraba por Appiah y Ramazani por Arnau. Todo ello sin variar para nada su habitual dibujo, por lo que a los únicos que sorprendió fue a los propios, pero no a Pacheta.

Así las cosas, el mejor juego y las mejores ocasiones corrieron del bando local. Fernando tuvo que intervenir en el minuto dos y Villa falló a puerta vacía. El Almería mantuvo el tipo a base de las acciones individuales de Ramazani, pero el exterior rojiblanco falló una y otra vez a la hora de dar el pase que dejara a sus compañeros en disposición de hacer gol. El fútbol fue justo con Ramazani haciendo que marcara el gol que adelantaba a su equipo en el marcador.

Poco duró la alegría de los indálicos ya que un error infantil de colocación propició el empate. En la segunda parte hubo un carrusel de cambios. Los dos primeros fueron positivos pues Centelles y Arnau, a balón parado, aportaron.

Apiah lo intentó e hizo una buen acción personal antes del gol y Curro no estuvo acertado. Iba a salir Villar, pero al llegar el gol del empate Rubi, con buen criterio metió en el partido a César de la Hoz.

Aunque el empate es un buen resultado la defensa local dio la suficiente sensación de inseguridad como para haber cosechado un mayor botín si en las contras el equipo hubiera estado más acertado.

La acción del segundo gol local es de patio de colegio al permitir que Mesa se quedara sin marca en el borde del área.

Me queda la sensación de que Rubi jugó con fuego en Valladolid, estuvo a punto de quemarse y si no sucumbió ante las llamas pucelanas fue porque el bombero Roberto Ely apagó el fuego con su gol.






Temas relacionados

para ti

en destaque