¿Por qué volvió Óscar Fernández al Almería?

El míster valenciano abre su corazón de par de par a LA VOZ y Cadena SER

Óscar Fernández con LA VOZ y Cadena SER en el campo de la Vega de Acá.
Óscar Fernández con LA VOZ y Cadena SER en el campo de la Vega de Acá. Rafa Góngora
Rafa Góngora 08:15 • 21 dic. 2021

Ahora entiendo a aquellos que me decían cuando Alfonso García lo fichó que iba para Almería un gran entrenador, pero sobre todo una excelente persona. Hablar de fútbol, pero sobre todo de la vida es una maravilla, una experiencia única, con Óscar Fernández.


Quiere hacer historia con los niños del filial del Almería este valenciano de 47 años que, cuando habla, te mira a los ojos, y eso hoy, en esta vida que va todo tan rápido (demasiado tal vez), casi no se lleva. Está encantado de la vida viviendo cerca del Mar Mediterráneo y paseando por el centro de la capital. Algo hay entre Almería y Óscar Fernández.

La historia
Era el entrenador del Almería, pero llegó Turki Al-Sheikh y apareció Pedro Emanuel. El ministro saudí le ofreció ser el ‘jefe’ de la Academia, pero él quería entrenar. Optó por marcharse, pero un día sonó el teléfono con una llamada desde Almería. No lo dudó, dijo “sí” al banquillo del Almería B. Por eso, algo hay entre este gran entrenador y esta ciudad o este club que apunta a la Liga de las Estrellas.


“Dicen que de bien nacido es ser agradecido; creo que Almería apareció en mi vida en un momento determinado, tenía que dar un paso después de cinco años en el Atlético de Madrid y apareció el Almería. Luego transcurrieron las cosas como fueron y por suerte volvió a aparecer de nuevo el Almería. Estoy muy agradecido de poder vivir aquí, soy feliz y contento con todo lo que conlleva vivir en Almería”, dice en su primer mensaje a LA VOZ y Cadena SER en una mañana de sábado en la hierba del campo de la Vega de Acá.

Sensaciones



Pero ¿por qué aparece de nuevo el Almería? “Tuve una llamada ofreciéndome la posibilidad de trabajar aquí. Al principio fue complejo porque no llegas a entender la situación, pero valoré todo y existía ese vínculo emocional con Almería y decidí volver después de un año complejo en el Valencia. Aquí me siento querido y salir del nivel mediático en el Valencia. Quiero hacer un proyecto chulo aquí”, responde un míster de verbo fácil y cercano en una conversación. Un tipo que merece la pena conocer en las distancias cortas.


Esta ciudad tiene algo con los que vienen por primera vez... “Me enganché la primera vez que estuve aquí porque me trató muy bien la gente, aunque siempre digo que fui un entrenador que no hice alineaciones ni jugué partidos ni tuve tiempo para ganar o perder, pero sí es cierto que desde el primer día noté el cariño de los almerienses y su sencillez; eso se valora, por eso soy feliz aquí, al igual que mi familia cuando viene”.



Vamos con tus niños del filial, ¿qué les dices del fútbol, de la vida? “Ellos están cerca de todo... por lo que cualquier día le puede tocar llegar al primer equipo del Almería. Todos los días les comento que no pueden pararse porque el tren está en marcha y no pueden pararse ningún día. Tienen que seguir empujando para llegar a la élite y si no llegan arriba al final, que se queden con los valores que les transmitimos para estar cerca de a felicidad”, dice.


La vida es... “Maravillosa, yo soy un afortunado porque disfruto en el día a día porque hago lo que me gusta y disfruto de mi familia, aunque estén en Valencia. Todos los días aprendo algo nuevo”, comenta un Óscar Fernández que no da un balón por perdido nunca.



Además de fútbol, “me gusta nadar”

Su vida no solo es fútbol, aunque claro que su profesión ocupa un lugar importante en sus vida. Fútbol, ¿y qué más? “venimos todos los días a las 8 de la mañana hasta las 13:00 horas, luego aprovecho para ir a la piscina, me gusta nadar, ese mi momento, una hora en el que no tengo el teléfono móvil. Luego soy muy casero. Descanso, preparo cosas del entrenamiento del día siguiente y sobre las 19:00 ó 19:30 horas me gusta salir a pasear por Almería. Un día voy por el centro, otro día me bajo por el Paseo hasta la Universidad... en esos paseos suelo aprovechar para desconectar del fútbol”.


Abre su corazón: “Tuve una desgracia familiar hace mucho tiempo; cada cosa que hago la valora mucho, por eso digo que somos unos afortunados. Es bonito ver a la gente feliz, hay que disfrutar de la vida”, comenta.


Temas relacionados

para ti

en destaque