Aparece la cabeza de un tiburón ‘cañabota’ en la playa de la Almadraba

Es una variedad de escualo propia de aguas profundas y que no es peligrosa para el hombre

Un agente de Medio Ambinete, junto a la cabeza del escualo en la Almadraba de Monteleva.
Un agente de Medio Ambinete, junto a la cabeza del escualo en la Almadraba de Monteleva.
Eva de la Torre
19:38 • 06 may. 2015

Sobre las seis de la tarde de ayer, agentes de Medio Ambiente que patrullaban por la zona de la Almadraba de Monteleva, en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, descubrieron en la playa, en el tramo que va a la Fabriquilla, la cabeza de un tiburón, un tiburón que resulto ser una cañabota gris (Hexanchus griseus). Se trata de una especie que habita en aguas profundas, próximas a los 2.000 metros de las costas oceánicas tropicales y templadas, aunque en determinadas épocas del año, asciende por la noche hasta ambientes litorales, y es posible observarlo a pocos metros de la superficie.

A pesar de lo inusual del hallazgo, los expertos destacan el hecho de que esta especie de tiburón no es peligrosa para el ser humano.

Del animal solo quedaba la cabeza y algunos restos de tejidos pegados aún a ella.

Según ha explicado Juanjo Alesina, uno de los agentes medioambientales que, junto a Rafael Reina, lo ha descubierto, una vez avistado desde la carretera se acercaron hasta la playa para ver de qué se trataba y tras comprobar que eran los restos de un tiburón avisaron a Equinac, la organización autorizada en el rescate de especies marinas, y a la Policía Autonómica.

Identificación
Los tiburones no entran en las competencias de Equinac y por eso no se desplazaron hasta el lugar, pero gracias a los agentes de Medio Ambiente que han proporcionado todos los datos, junto con el asesoramiento de los biólogos de Equinac, se ha podido identificar al escualo.

Finalmente, los restos han sido balizados a la espera de que hoy los servicios de limpieza retiren el animal.

La cañabota gris, que puede llegar a medir los 4,8 metros de longitud y alcanzar los  1.000 kilos de peso, apenas ha evolucionado de sus ancestros del periodo Jurásico hace unos 190 millones de años.Se alimenta de peces, crustáceos, otros tiburones, y también puede presentar hábitos carroñeros, pero, eso sí, los expertos insisten en que no es peligrosa en absoluto para el ser humano.

Delfín varado en Adra
Tras un aviso del 112, miembros de la red de varamientos de Equinac se han desplazado hasta la zona colindante a la desembocadura del río de Adra, donde han encontrado a un ejemplar de delfín listado de más de 1,80 metros. Equinac lamenta el estado de suciedad de la zona, llena de basura, plásticos y todo tipo de residuos.





Temas relacionados

para ti

en destaque