Roquetas de Mar

El mar causa estragos en chiringuitos de Roquetas de Mar y Aguadulce

La Asociación de Empresarios de Playas se ha reunido para valorar el grado de los daños

Víctor Navarro 17:43 • 05 abr. 2022

Los representantes y propietarios de los chiringuitos del término municipal de Roquetas de Mar se han reunido este martes en la playa de Aguadulce para valorar los daños producidos por el temporal que ha golpeado la costa.


Los fuertes vientos y los fenómenos costeros han dejado tras de sí un paisaje de playas sucias por el detritus arrastrado por las olas, contenedores de basura arrancados de sus soportes, arquetas de alcantarillado atoradas y negocios de hostelería anegados por el barro.


Ni las olas, que llegaron a alcanzar más de 5 metros, o las rachas de viento  que  superaron los 93km/h fueron impedimento para que muchos vecinos acudieran en la tarde al Paseo Marítimo para observar como el agua engullía literalmente, la playa de La Urbanización.



La arena cubría los chiringuitos de Aguadulce

Los propietarios  y trabajadores de los chiringuitos de las playas de Aguadulce y Roquetas de Mar se han tenido que emplear a fondo para achicar toda la cantidad posible de agua que se filtró en los negocios debido a los fenómenos costeros.



Según informó el presidente de la Asociación de Empresarios de Playa, José Ramos, los daños no han sido cuantiosos, al menos durante las primeras estimaciones realizadas este martes, sin embargo existen varios negocios del litoral roquetero que se han visto realmente afectados por el temporal, siendo estos La Barraca, en Roquetas de Mar y El Tiburón Alegre y Chiringuito Diego, en Aguadulce.


Los desperfectos en los negocios de Aguadulce se manifestaron sobre el suelo de los chiringuitos. Cuando los empleados llegaron encontraron el firme completamente cubierto de un barro que hacía impensable poner un pie sin temor a hundirse un palmo en el fango.



Bien temprano y pala de obra en mano, los trabajadores y propietario del ‘Chiringuito Diego’ comenzaron las labores de limpieza para eliminar toda esa ingente cantidad de arena que inexorablemente empujó el mar, así como el saneamiento de la cocina y el mobiliario. Su propietario, que ya se ha visto en un lance de este calibre, se preguntaba "¿por qué no se construyen 3 espigones que protejan los negocios del las inclemencias del oleaje, como ya hemos pedido?".


El agua arruina todo y no hay seguro

La peor parte sin duda se la llevó 'La Barraca', situado en playa de La Urbanización de Roquetas de Mar, cuyo sótano ha quedado completamente inundado por el agua que se filtró a través del muro de obra.


El negocio ha perdido todas sus cámaras frigoríficas, que han quedado inutilizadas por la acción del agua, y el género que allí se almacenaba. Adrián, propietario de La Barraca, se tomaba la inundación con una sonrisa de resignación, pero sabedor que este suceso se sumará a las pérdidas económicas ya producidas por la calima en las pasadas semanas.


Los chiringuitos afectados por los fenómenos costeros no tendrán una compensación económica por parte de la compañía aseguradora, pues la póliza sólo cubre las inclemencias climatológicos no procedentes del mar. Según indicó José Ramos, la responsabilidad de horadar en el suelo espacios proclives a inundarse, como sótanos o despensas, compete del propietario, dejando a cualquier organismo oficial como la Junta de Andalucía, carente de responsabilidad o compensación.



Temas relacionados

para ti

en destaque