Un solo vigilante presta servicio rotatorio en ocho centros de salud

Solo puede acudir apenas media hora diaria a cada uno de ellos

Centro de salud de Berja, donde se produjo la última agresión
Centro de salud de Berja, donde se produjo la última agresión La Voz

El centro de salud de Berja, donde fue agredida una trabajadora el pasado 8 de diciembre, es vigilado por un guarda de seguridad 'rotatorio' que cada día presta servicio en otros siete centros o ambulatorios del Poniente. El vigilante, que no se encontraba en Berja en el momento de la agresión, solo acude aproximadamente media hora al día a cada uno de los ocho centros de salud, entre los que se encuentran los de Aguadulce, Las Norias, Santa María del Águila, La Mojonera, Vícar y La Gangosa, según ha informado el sindicato CCOO.


La Delegación de Salud ha confirmado a este diario el servicio rotatorio del vigilante, que acude a los centros “en función de  las necesidades de cada uno de ellos”,  y que forma parte, añade, del "refuerzo" del personal de vigilancia del Distrito Sanitario Poniente que fue puesto en marcha el pasado verano, como consecuencia de las demandas de trabajadores y sindicatos por la falta de seguridad en los centros sanitarios de la comarca, tras la agresión a un trabajador. Junto al vigilante rotatorio, el Distrito Sanitario Poniente también optó entonces por dotar de un guarda jurado durante las 24 horas del día en los centros de salud de Ejido Norte y de Roquetas Norte.


Al respecto, la Delegación de Salud ha informado de que “el Distrito Poniente ha reforzado las medidas de seguridad en sus centros, con la ampliación del servicio de vigilancia y otras adicionales, como el reciente curso de formación para profesionales realizado en colaboración con la Guardia Civil”.
Lógicamente, la vigilancia durante las 24 horas en los centros de Roquetas y El Ejido ha sido muy bien recibida por los profesionales. No ha sucedido lo mismo con el vigilante rotatorio, de cuya efectividad se plantean dudas desde distintos ámbitos.  Luis López, responsable de Atención Primaria de Comisiones Obreras en Almería,  pone en duda la supuesta eficacia de esta medida, porque “ante cualquier agresión, por ejemplo, en uno de los ocho centros de salud a los que acude a diario, solo el azar podrá determinar que esté presente en ese preciso momento”. Pero además, cree que la medida ni siquiera tendrá el carácter disuasorio que supuestamente pretende, puesto que su presencia de media hora viene a ser “poco menos que testimonial”.
López considera absurdo un vigilante en estas condiciones pero, además, apostilla que el Distrito Sanitario Poniente se ha dejado a dos centros de salud muy importantes y con gran afluencia de pacientes a diario de la comarca sin cubrir con este servicio, como son los de Pampanico y Matagorda, ambos en el término municipal de El Ejido.


“La gerente del Distrito Sanitario Poniente ha descubierto una forma ‘inteligente’ y bastante económica de reducir los riesgos de agresión, y con una especie de malabarismo intenta hacer creer a la población que existe un vigilante de seguridad en determinados centros sin haberlos. Nadie se puede imaginar que ese vigilante que están viendo es compartido por ocho centros cada día, y que solo estará allí media hora”, denunciaba López recientemente en una publicación de su sindicato.


El último episodio de violencia contra profesionales sanitarios en la provincia se produjo en el centro de salud de Berja el pasado 8 de diciembre, cuando la acompañante de una paciente agredió física y verbalmente a una de las profesionales del centro de salud. La trabajadora afectada interpuso denuncia y el Distrito  ha expresado su repulsa ante la agresión y ha informado de que desde el momento en que se produjeron los hechos, la Junta puso a disposición de la afectada todas las medidas de apoyo incluidas en el Plan de Prevención y Atención de Agresiones para los profesionales.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería