La liga del pescado: Almería gana en volumen e ingresos; Garrucha en cotización

La gamba, primera especie en valor en lonja seguida de cigala, bogavante y gallopedro

La subasta de pescado y de marisco de arrastre en la lonja de la capital se celebra por la tarde.
La subasta de pescado y de marisco de arrastre en la lonja de la capital se celebra por la tarde.
Manuel León
23:13 • 21 nov. 2022 / actualizado a las 01:56 • 22 nov. 2022

Los precios medios en origen del pescado y el marisco subastado en las cinco lonjas de la provincia (Almería, Garrucha, Carboneras, Adra y  Roquetas) crecerán este año por encima de los del año pasado. Hasta el pasado viernes, el sistema estadística de la Consejería de  Agricultura y Pesca registraba un precio medio global de todas las especies de 3,7 euros -frente a los 3,3 del año pasado completo- sin contar con que el mes de diciembre, con el tirón del consumo navideño, el valor medio sobrepasará casi con total seguridad los cuatro euros el kilo.


La facturación total en las cinco lonjas fue de  20,7 millones de euros hasta la fecha, frente a los 23,6 del año completo de 2021. La primera en volumen de negocio vendido fue Almería (8,9 millones de euros), seguido de Adra (3,49), Carboneras (3,46 millones), Roquetas (2,9) y Garrucha (1,9).


En cuanto al precio medio más alto en origen, lo alcanza la última en facturación: Garrucha (15,6 euros), seguida de Roquetas (8,2), Carboneras (5,8), Almería (3,2) y Adra (2).



En peso es la lonja de la capital que gestiona Asopesca la que obtiene las mayores cifras desembarcadas con 2,7 millones de kilos, seguido de Adra (1,7), Carboneras (0,5), Roquetas (0,3) y Garrucha (0,12).


En el Puerto de Almería, la especie más cotizada en lo que va de año es la gamba roja o rayado, con un precio medio de 33,6 euros para todos los tamaños (gorda, mediana y pequeña) y una facturación de 1,7 millones de euros  por este deseado crustáceo con un peso desembarcado de 51.000 kilos. Otras especies bien tratadas en la cinta  de la subasta por los compradores en origen fueron el mero (30 euros el kilo), el bogante y el besugo (22 euros), langosta (28 euros), quisquilla, brótola de roca, dorada, lenguado y las puntillitas. La especie de subasta con menos valor en la lonja capitalina fue el jurel negro (0,5 euros el kilo) y la boga (0,2 euros).




Garrucha es el puerto de la provincia que más dependencia tiene de la gamba roja en el total de sus pesquerías. En lo que va de año se han desembarcado 29.324 kilos de esta especie que es santo y seña de la gastronomía local, que han reportado unos ingresos globales a la flota arrastrera de 1,3 millones de euros, con un precio medio para todos los calibres de 44 euros. El próximo mes de diciembre, es tradicional que el gambón sobrepase ampliamente los cien euros el kilo. 



Otras especies cotizadas en Garrucha, aunque con menos volumen de capturas, son la cigala, la langosta, la quisquilla, el pulpo de roca, el mero y el calamar. En Carboneras adquirió el mayor precio la cigala (43 euros), la langosta, la gamba roja, el gallopedro, el pargo y el mero. La caballa no sobrepasó los 35 céntimos el kilo.


La lonja pesquera de Adra, que gestiona la Asociación de Armadores, repartida entre traíña y arrastre, facturó gamba roja a razón de una media de 25 euros el kilo. Otras especies con buenos números en origen en la subasta marinera abderitana fueron el camarón, el calamar, la cigala, el bogavante y el gallopedro.


En Roquetas, donde no hay embarcaciones de arrastre, destacaron en valor la langosta, el gallopedro,  el besugo, el cabracho y el calamar. 


Europa contra Almería

La actividad marinera en la provincia lleva años amenazada por los dictámenes que se emiten desde Bruselas. La provincia mantiene aún un discreto volumen de capturas y un notable número de empleos directos e indirectos. A ellos habría que sumar los beneficios de las capturas de pescado y de marisco fresco como reclamo para el sector de la hostelería, que no sería la misma si en la carta no pudieran incluir especies fresca de la bahía, desde Garrucha hasta Adra. El mayor peso de los ingresos lo sustenta la actividad de arrastre, que se realiza a través de embarcaciones de bajura con limitación de horarios, tamaño de mallas y paros biológicos. Sin embargo, los distintos comisarios europeos de Pesca, casi todos de origen nórdico, quieren más; quieren recortar horarios hasta un límite que sería ruinoso mantener un barco.



Temas relacionados

para ti

en destaque