Lo dicen los que saben: será Lorca quien impida que Almería tenga AVE en 2026

El proyecto del Soterramiento lorquino aún no se ha entregado para poder licitar la obra

Obras del AVE Murcia-Almería a vista de pájaro.
Obras del AVE Murcia-Almería a vista de pájaro.
Manuel León
00:19 • 19 jul. 2022

Con la línea del AVE extremeño de Cáceres a Badajoz recién inaugurada por Felipe VI esta semana, Almería sigue oteando el horizonte a ver si se cumple ese año mágico de 2026 en el que un almeriense pueda coger el ferrocarril en una Estación aún sin nombre -podría llamarse de Ivo Bosch (financiador del tren de Linares-Almería), aunque habrá quien apueste por bautizarla como David Bisbal o Estación de Turki Al-Sheeikh (El PSOE presentó una moción para denominarla Carmen de Burgos)- y tres horas después estar saliendo por la boca de Atocha a la superficie de la Villa y Corte.


Sin embargo, los sueños logísticos urcitanos no parece que vayan a ir de la mano de la realidad: los ingenieros de caminos, los que más saben de obras de este tipo, ven “casi imposible” que el AVE llegue a la Plaza de Manuel Fraga  para brindar con champán en el Año Nuevo de dentro de cuatro anualidades.


Mientras tanto, la noticia más fresca del AVE almeriense es la del nuevo chequeo que acaba de hacer hace  unos días la Comisión Técnica impulsada por la Cámara de Comercio y su presidente Jerónimo Pérez Parra -centinela perpetuo del tajo- a pie de obra y con un dron desde el aire.



Uno de los principales asesores de esa Comisión, Fernando Rivas, vocal de la Junta Rectora de la Demarcación de Andalucía del Colegio de Ingeniero de Caminos, explica que “los tramos de Lorca hasta Almería van a un ritmo muy fuerte, con movimientos de tierras, equipamientos, lanzaderas de vigas, va acelerado, pero no se puede levantar el pie”. Rivas ve viable que estén todos los tramos en tiempo y forma:  Lorca Pulpí; Pulpí-Vera con apeadero incluido; Los Arejos-Níjar; y Níjar Andarax. “La inercia es buena y se llegaría en fecha”.


Preocupa un poco más al equipo asesor el tramo Lorca-Pulpí, que fue adjudicado a Acciona-Ferrovial en enero de 2022 por 207 millones de euros, pero con las imágenes del dron de la Comisión Tecnica, los trabajos aún no han comenzado siete meses después, con 34 meses de plazo de ejecución. Donde está, sin duda, el caballo de batalla para que el AVE llegue a Almería en 2026 es en el Soterramiento de Lorca. El proyecto se encuentra aún en redacción y ya se ha rebasado el plazo de 15 meses firmado con la adjudicataria Saitel. Después se tendrá que licitar, adjudicar y ejecutar la obra. “Se trata de un proyecto muy complejo y dudo mucho que se llegue a tiempo aunque se tramite por vía de urgencia, esa es la triste realidad”, indica Rivas.



Murcia tendrá AVE en 2024 y Lorca en 2026,  por eso, su soterramiento no les preocupa tanto: los lorquinos podrán viajar a Madrid en superficie en 2026, pero a quien jorobará será a los almerienses que no dispondrán de la embocadura necesaria que permita continuar con los raíles hasta su propia Estación aún sin nombre y cerrada a cal y canto desde hace años, con las obras de rehabilitación ya terminadas, sin que nadie en el ADIF (Ministerio de Transportes), que desde la calle Sor Angela de la Cruz de Madrid aún tiene la propiedad, se haya puesto demasiado nervioso para cederla al Ayuntamiento para uso -sea el que sea- de los almerienses.




Temas relacionados

para ti

en destaque