El CSIC descubre una planta preparada para resistir al cambio climático

Produce flores diferentes en primavera y verano para atraer a los polinizadores

Las flores de primavera y de verano de la Moricandia arvensis
Las flores de primavera y de verano de la Moricandia arvensis

Un estudio liderado por el CSIC, ha demostrado que la plasticidad fenotípica (la capacidad de un genotipo para producir diferentes fenotipos cuando se expone a diferentes ambientes) que muestra la especie Moricandia arvensis, afecta a las interacciones que esta planta tiene con sus polinizadores.


En el trabajo, que se publica en la revista Nature Communications, se estudia cómo la plasticidad de las flores de Moricandia arvensis modifica el nicho de polinizadores de las plantas:“Durante la primavera, la planta produce flores lilas grandes, en forma de cruz, que reflejan los rayos UV y atraen principalmente abejas grandes de lengua larga. Sin embargo, a diferencia de la mayoría de las especies, M. arvensis mantiene la floración durante el verano seco y caluroso debido a su plasticidad en rasgos vegetativos.


Flor de verano
Los cambios que se producen en verano desencadenan cambios en la expresión génica y la planta comienza a producir flores blancas pequeñas, redondeadas y que absorben los rayos UV ”, explica José María Gómez Reyes, Profesor de Investigación del CSIC en la Estación Experimental de Zonas Áridas.


El estudio demuestra cómo estas flores de verano atraen un conjunto diferente de polinizadores, entre los que sobresalen mariposas, pequeñas abejas o moscas. “Pensamos que la plasticidad vegetativa, fotosintética y floral exhibida por Moricandia arvensis, que le permite florecer, atraer polinizadores eficientes y reproducirse incluso en condiciones extremas, ayudará a esta planta a enfrentarse con éxito al cambio climático y a las perturbaciones ambientales producidas por el ser humano” apunta Gómez Reyes



 

para ti

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

en destaque