Sacyr se postula ya para el negocio de desmantelar la Térmica de Carboneras

Endesa estima que el tiempo de estos trabajos será de tres años con un centenar de empleos

Central  Térmica de Endesa en Carboneras, que tiene los días contados.
Central Térmica de Endesa en Carboneras, que tiene los días contados.

El desmantelamiento de la Central Térmica de Carboneras, tras el anuncio de cierre de Endesa, abre las perspectivas de un pingüe negocio para la compañía adjudicataria de este trabajo que se prolongará por un largo periodo de tiempo. Sacyr ha sido el primer grupo industrial que se ha postulado para hacerse con esta contrata almeriense tras haber lanzado una nueva línea de negocio especializada en esta nueva labor de desamar centrales eléctricas. 


Sacyr quiere con esta nueva actividad diversificar y potenciar su división industrial. El objetivo es irrumpir en el sector de desmantelamientos industriales garantizando el un tratamiento neutro para el medio ambiente de todos los materiales, de construcción y de maquinaria.


Sacyr se centrará, al menos inicialmente, en España, donde existen numerosas oportunidades en las instalaciones que ya están al término de su vida útil: centrales térmicas de carbón, nucleares, plantas cementeras, parques eólicos o industria siderúrgica.

En el marco de los objetivos medioambientales y la apuesta por las renovables -segmento en el que también Sacyr está creciendo-, grandes compañías eléctricas ya han anunciado el cese en 2020 de la actividad de varias de sus centrales térmicas de carbón que tendrán que ser desmanteladas, como las de As Pontes (A Coruña), Teruel y Compostilla (León), además de la de Carboneras, propiedad de Endesa, y las de Velilla (Palencia) y Lada (Asturias), gestionadas por Iberdrola. De igual modo, 2021 está marcado como el año en el que arrancará el desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña, en Burgos, en un proceso que podría prolongarse durante diez años.



Endesa ha prometido que garantizará el empleo de más de un centenar de empleados mediante recolocación y en las labores de desmantelamiento, según anuncio realizado el pasado mes de diciembre.


 La solicitud es plenamente coherente con el objetivo de conseguir un sistema energético totalmente descarbonizado en el año 2050, compromiso compartido y apoyado por la compañía y por todos los países que han firmado los acuerdos de la Cumbre de París COP21. 


Para el desmantelamiento de las instalaciones de la central de Carboneras (que cuenta con dos grupos de generación), se estima una duración de 3 años, tras unos 18 meses de trabajos de preparación, que generarán unos 110 empleos directos con picos de trabajo de hasta 160 personas.


 

más leídas

últimas de Economía

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería