El cambio del clima se llevará por delante 440 Km2 de playas

La elevación del nivel del mar amenaza las mejores playas

La Playa de los Muertos es una de las más amenazadas.
La Playa de los Muertos es una de las más amenazadas. La Voz



Ha comenzado en Madrid la Cumbre Mundial sobre el Cambio Climático (COP25) y cada cual realiza sus cálculos de cómo repercutirán los cambios globales a nivel local. Almería será, en ese escenario, uno de los territorios más afectados de Europa, según han advertido los científicos que integran el Panal Internacional que analizar los efectos de los cambios que ya se han convertido en una amenaza.


Y uno de los cambios más visuales se refiere a lo que ocurrirá con las playas de la provincia, algunas de ellas catalogadas entre las más bellas del país. Las más afectadas serán aquellas más extensas y en los que existe un escaso desnivel desde el borde del mar y hacia el interior, de forma que algunas de las ‘joyas’ almerienses como la Playa de Los Muertos, los Genoveses, el Cabo de Gata o las extensas playas de los municipios de Vera y Cuevas del Almanzora experimentarán un notable retroceso.


El mar gana metros

Según el último informe del Instituto de la Sostenibilidad, en los veinte próximos años la línea litoral retrocederá una media de dos metros, llevándose por delante alrededor de 440 kilómetros cuadrados de playas en la costa almeriense.


Unos estudios que muestran que  la provincia ha ganado casi dos grados de temperatura desde los años setenta, hasta situarse en torno a los veinte, y que de cara a 2050 probablemente se registrará un nuevo aumento que estará en torno a los cuatro grados, según establece en sus trabajos el Observatorio de la Sostenibilidad del Ministerio para la Transición Ecológica.


Inundaciones

Pero no se trata sólo de la pérdida de playas, la amenaza de episodios de lluvias torrenciales en determinadas épocas del año, las conocidas ‘gotas frías’ se pueden agudizar. En un periodo de recurrencia de 500 años se estima que esos fenómenos pueden generar inundaciones de importancia que amenazan, en especial, a la zona del Bajo Andarax o las llanuras del Cabo de Gata.


El régimen de lluvias experimentará serias modificaciones que indican que a mediados de este Siglo XXI las sequías serán notablemente más frecuentes que en la actualidad; según los estudios internacionales se duplicarán esos periodos, originando una escasez de recursos hídricos más acentuada que en  la actualidad.


Turismo, agricultura y la vida cotidiana de los almerienses pueden verse altamente afectados por esos cambios, si no se produce una reacción inmediata del conjunto de los países para poner freno a un fenómeno que, hoy por hoy, parece imparable. Almería estará representada en la cumbre que estos días se celebra en Madrid por personas vinculadas con movimientos ecologistas y ciudadanos, además de por empresas del sector agroalimentario.


Almería, experiencia ante los problemas

A estas alturas nadie duda de que Almería será una de las zonas europeas que sufrirá con mayor intensidad las consecuencias del cambio climático. Sin embargo también es un área en la que se vive desde hace mucho tiempo en la escasez y en unas condiciones más duras que cualquier territorio.


Lo explicaba el presidente de los empresarios almerienses, José Cano,  al reclamar que ha llegado “el momento de actuar, de movilizarnos, para hacer frente a esos nuevos escenarios”.  Considera que no hay que caer en el fatalismo y apela al caudal de tecnología, datos, conocimiento y experiencia que acumula la provincia en temas capitales como la gestión del agua, las energías renovables o la sostenibilidad de un modelo agrario capaz de alimentar al mundo. Apela a la capacidad para ‘liderar los cambios”.


 

más leídas

últimas de Actualidad

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería