Denuncian que la Policía ha dejado de patrullar las zonas agrícolas de La Cañada

Reclaman que se cumplan los acuerdos adoptados por las administraciones

El último asalto se produjo en un almacén de la Cuesta de los Lagartos, en la imagen.
El último asalto se produjo en un almacén de la Cuesta de los Lagartos, en la imagen. La Voz
Miguel Cabrera
20:32 • 30 nov. 2022

“La presencia de la Policía Nacional y Local ha desaparecido de nuestros barrios, y nos vemos por ello obligados a organizar patrullas vecinales de vigilancia durante las noches”. 


Esta es la denuncia de la Asociación de Vecinos del Paraje Guillén, uno de las cuatro zonas agrícolas de La Cañada que están “en pie de guerra” desde el pasado verano para reclamar al Ayuntamiento la instalación de alumbrado público, así como mayor presencia policial.


Los vecinos comenzaron en agosto una serie de movilizaciones a raíz de una oleada de robos que ha atemorizado a todos estos parajes, al entender que la oscuridad en la que viven es el medio perfecto para los delincuentes. Las asociaciones vecinales han denunciado desde entonces decenas de robos a sus propiedades, e incluso en alguna ocasión han descubierto a los autores y han hecho posible su detención, aunque en la mayoría de los casos pueden huir al amparo de la oscuridad.



Junta de Seguridad

Tras estas movilizaciones, sus reivindicaciones dieron lugar a una reunión de la Junta Local de Seguridad, que decidió que se incrementara la vigilancia policial por todas estas zonas. Efectivamente, semanas después la presencia policial aumentó notablemente, tanto en el caso de la Nacional como de  la Local. Sin embargo, como expone ahora la asociación del Paraje Guillén, pasados apenas unos meses la vigilancia de la Policía ha vuelto a ser la misma que antes de sus protestas, por lo que exigen a las administraciones que sigan cumpliendo sus compromisos.



Los vecinos de Paraje Guillén reclaman igualmente al Consistorio que  instale el alumbrado público en todas las zonas afectadas, es decir Llanos de la Molina, Cortijo Córdoba, Paraje Guillén y Cortijo Cintas. Y es que a raíz de sus protestas, el Ayuntamiento ha aprobado un proyecto para dotar de alumbrado a los caminos públicos, no así los privados, lo que dejaría fuera al Cortijo Córdoba y Llano de la Molina.


Mientras tanto, los robos continúan, como siguen informando los habitantes de estos barrios en las redes sociales. El penúltimo se produjo en la Cuesta los Lagartos, donde  hace unos días amigos de lo ajeno entraron en un almacén.




Temas relacionados

para ti

en destaque