El científico Rodolfo Miranda recibe el Escudo de Oro de Almería

“Recibir este reconocimiento en mi tierra esun honor incomparable”

Rodolfo Miranda en el Salón de Plenos rodeado por la Corporación municipal
Rodolfo Miranda en el Salón de Plenos rodeado por la Corporación municipal La Voz
Antonio Fernández 23:18 • 20 may. 2022

Rodolfo Miranda Soriano es sin duda la gran referencia nacional e internacional en la investigación en nanotecnología. Es director de la Fundación IMDEA, centro de máximas prestaciones en esta ciencia, llamada a dar soluciones a algunos de los mayores retos de la humanidad.


Todo ello le ha valido cientos de reconocimientos, premios y homenajes (la semana que viene recibe en Madrid el Premio Nacional de Nanotecnología). Y sin embargo ayer, al recibir de manos del alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, el Escudo de Oro de la Ciudad, afirmaba que ha tenido la enorme fortuna de recibir en vida reconocimientos de sociedades científicas y académicas internacionales, “pero este galardón es un honor incomparable”.


Lo dice desde su almeriensismo militante y porque “no es frecuente que la sociedad civil de nuestro país honre con este tipo de reconocimientos a científicos, y creo que es de justicia que aquellos que dedican su vida a alimentar la luz del conocimiento, haciendo retroceder las tinieblas de la ignorancia, vean reconocida la importancia de su tarea en lugar de recibir, como lamentablemente ha sido demasiado habitual, indiferencia y olvido”.



El discurso de ayer de este ‘zapillero’ apasionado se retrotraía a tiempos en el que sentado en el tranco de una casa en la Calle Murcia comía pan con chocolate, leía un tebeo del Capitán Trueno y soñaba con los mundos que había más allá de Almería, su ciudad, su casa. Aquí se enamoró de María del  Mar -”cómo si no se iba a llamar en esta ciudad”- y cuando llegó el momento cogió el tren que lo llevaría a Madrid con su guitarra, su maleta y sus libros.


Sin olvido
Asegura que aquel joven nunca dejó atrás su ciudad ni su gente. Llevaba consigo una conjura para mantener siempre un hogar en Almería al que volver una y otra vez, regar con mimo las raíces de la amistad y permanecer leal a su amor.



Emocionado, Rodolfo Miranda afirmaba que hoy ese niño “está aquí, abrumado por el honor que le concede la Ciudad del Sol, rodeado por amigos de toda una vida y por mi familia y, un día más, con su María del Mar eterna”.


El alcalde, la corporación entera, le hacía ayer entrega del Escudo de Oro de Almería en el Salón de Plenos de la Plaza Vieja “por su admirable trayectoria profesional y su estrecha vinculación con Almería”, en palabras del regidor. Y tras ka imposición del escudo un largo y sentido aplauso como símbolo de gratitud a un científico que ha paseado el nombre de su ciudad natal por todo el mundo.



Fernández Pacheco señalaba que este Escudo responde al interés por “reconocer el talento de la sociedad almeriense y destacar la labor de aquellos almerienses que en cualquier ámbito de la ciencia, el arte, la cultura o la creatividad, desarrollan una actividad profesional atractiva y ejemplar”.


Miranda, desde su posición, trabaja en la actualidad con empresas e investigadores para instalar en Almería una sede de la Fundación IMDEA para avanzar en la búsqueda de soluciones a los retos que tiene planteados su agricultura.


Temas relacionados

para ti

en destaque