Mata a su madre en una vivienda del Casco Histórico

La Policía Nacional confirma el crimen perpetrado por el hijo, también hallado muerto

Lugar del crimen, en el número 13 de la calle Almedina
Lugar del crimen, en el número 13 de la calle Almedina La Voz

Las voces y los golpes, las luces y las sirenas, las patrullas y las ambulancias interrumpieron el descanso de los vecinos de la calle Almedina para anunciar el crimen que hoy viste de luto Almería.  Juana, vecina del Casco Histórico, fallecido la madrugada del martes al miércoles a manos de su hijo Juan Miguel, de unos 30 años de edad, tras ser agredida en el interior de su domicilio.


El suceso se produjo sobre las tres de la madrugada, según fuentes vecinales. Víctima y agresor mantuvieron una discusión en la residencia ubicada en el número 13 de la calle Almedina, que acabó con un resultado fatal. La riña alertó a los vecinos, que avisaron a los servicios de emergencia ante la gravedad de los hechos. Cuando los primeros agentes irrumpieron en el Caso Histórico, Juana ya estaba muerta.


Mientras su hijo Juan Miguel L. U. se encontraba en un enorme estado de nerviosismo, presuntamente bajo los efectos de algún estupefaciente. Encerrado en el interior del inmueble, acechado por los agentes, sufrió un paro cardiaco y murió durante la intervención.




Los policías tuvieron que emplearse con un ariete para romper la cerradura de la puerta de acceso al domicilio, ubicado en la primera planta de un pequeño edificio de viviendas en la calle Almedina, y poder socorrer a la víctima, que yacía sin vida en el interior.


El caso está en manos de los especialistas del  Grupo IV de la Policía Judicial (UDEV- Grupo de Homicidios) de Almería, que se desplazaron hasta el lugar de los hechos para reconocer la vivienda y recopilar testimonios que ayuden a esclarecer las circunstancias del crimen.

Investigación



La Comisaría Provincial de la Policía Nacional ha confirmado que  el suceso se estudia como “violencia doméstica” y que el presunto agresor murió tras sufrir un “paro cardiaco”, según los primeros indicios recogidos. Fuentes no oficiales discrepan sobre las causas de la muerte de Juana, entre un degollamiento o golpes con un objeto contundente. El cuerpo fue trasladado hasta el Instituto de Medicina Legal de Almería para el análisis forense.


No existían denuncias previas de la víctima respecto a su hijo, aunque vecinos del entorno apuntaban ayer a un presunto perfil conflictivo del joven. En cambio, los mismos ciudadanos hablan de manera positiva de la madre, de unos 70 años de edad.




La vivienda quedó precintada por la Policía Nacional a la espera de nuevas diligencias, aunque el rellano y la escalera quedaron marcadas por los restos de la intervención de los equipos de emergencia la madrugada del miércoles.
Testigos directos consultados por LA VOZ DE ALMERÍA mencionaron la llegada de dos ambulancias, además de los efectivos policiales. También se personaron en el lugar alarmados familiares directos de ambos, conmocionados por el desenlace.


El Juzgado de Instrucción número Uno de Almería, en funciones de guardia, ha abierto diligencias , aunque el caso acabará presumiblemente con el archivo tras la muerte del presunto agresor Juan Miguel L. U., dedicado al mundo de la hostelería. Se esperan los informes de los forenses para confirmar los primeros indicios sobre el episodio. Los cuerpos de madre e hijo ya han sido entregados a sus familiares para ser velados en el tanatorio. Serán incinerados este jueves.

 

Temas relacionados
Sucesos Sucesos en Almería

para ti

en destaque