“La princesa Leonor recibirá en Gales la mejor educación para un monarca”

Iván Fernández, un almeriense que estudió en el Atlantic College, habla de su experiencia

Iván Fernández junto a varias compañeras, durante los años que curso estudios en el colegio galés.
Iván Fernández junto a varias compañeras, durante los años que curso estudios en el colegio galés. La Voz

Iván Fernández Garcés es un joven de 24 años de Roquetas de Mar que cursó entre 2013 y 2015 el Bachillerato Internacional en el  UWC Atlantic College de Gales, el mismo que ha elegido la casa real española para la princesa Leonor. Él tuvo la oportunidad de vivir allí la mejor experiencia de su vida, como reconoce, gracias a la Fundación Eduarda Justo, colaboradora en España de la Fundación Colegios del Mundo Unido, un movimiento educativo global que hace de la educación una fuerza para unir a las personas, las naciones y las culturas por la paz y un futuro sostenible. 


Para ello, ha creado una red de 18 colegios en cuatro continentes, entre los que se encuentra el de Gales, en los que se trata de reunir a jóvenes de distintas procedencias y extracción social, de forma que la selección se basa en el mérito y el potencial del candidato. Colegios del Mundo Unido parte de la filosofía de que “la educación debe ser independiente de la capacidad socioeconómica”, por ello, el 70% de los estudiantes que cursan el Bachillerato Internacional reciben ayuda económica completa o parcial en función de sus necesidades.




Beca Iván Fernández, procedente de una familia de clase media de Aguadulce -su madre es funcionaria y su padre empresario-, accedió a este prestigioso centro gracias a una beca, después de estudiar en el Colegio Portocarrero, el Colegio Británico de Roquetas y en la Compañía de María, donde cursó cuarto de ESO y primero de Bachillerato




“Aunque el expediente académico es tenido en cuenta, en el comité español no es lo más importante, pues se busca sobre todo a gente con iniciativa, con interés por la cultura, las artes, y en participar en actividades sociales, con 'intriga' por conocer el mundo y buscar una experiencia entre culturas diversas”, explica.

 

 Él “desde pequeño” siempre había tenido interés por el teatro, y había desarrollado actividades de voluntariado a través de la Cruz Roja de Roquetas. Pero sobre todo cree que su “trampolín” hacia Gales fue el haber participado en la Ruta Quetzal, que le dio la oportunidad de “viajar, conocer a muchas personas y tener un pensamiento crítico y multicultural”.




El colegio está instalado en un antiguo castillo medieval.
El colegio está instalado en un antiguo castillo medieval.La Voz

Con este currículum consiguió la beca y se dispuso a pasar dos años como interno en el colegio, construido en el antiguo castillo medieval de St Donat’s, a unos 25 kilómetros de Cardiff.


"Los mejores años de mi vida" “Los dos años allí han sido los mejores de mi vida, una experiencia maravillosa y enriquecedora en la que tuve la oportunidad de convivir con 300 estudiantes de casi un centenar de países y clases sociales muy distintas, desde hijos de grandes empresarios a refugiados. Aunque el colegio está aislado, es un mundo aparte en su propia burbuja”, dice. 


Al margen de que “la parte académica fuera muy exigente, para prepararte para una educación internacional”, Iván valora fundamentalmente la filosofía que la estancia en el centro logra imbuir en el alumnado hacia “el pensamiento crítico y la justicia social”, teniendo en cuenta, como expone, que entre los objetivos últimos de esta red de colegios está el de “formar para el liderazgo y la empatía, educar a los líderes del futuro y que cuenten con una experiencia y visión globales de todas las culturas del mundo”.


“Visión global” En este sentido, y al margen de las polémicas originadas por la decisión de la Casa Real, Iván está convencido de que la princesa Leonor recibirá en el colegio de Gales “la mejor educación que pueda tener un monarca”. “La princesa se va a encontrar con un choque tremendo de realidad que le va a reforzar su empatía y una visión más completa y global. Creo que de todos los colegios, este es el mejor para ella, no solo como experiencia personal, sino para la formación de una futura reina”, afirma. 


La palabra empatía es quizás la más utilizada durante la conversación con Iván Fernández, que en la actualidad vive en Copenhague, donde acaba de firmar un contrato como directivo creativo de la  start up Messyweekend, dedicada al diseño de gafas de sol. Y es que para él, la empatía es la clave para la formación de los líderes del futuro, y es algo que se fomenta y trabaja en centros educativos como el galés. 



El joven almeriense, con otros muchos compañeros en el colegio británico.
El joven almeriense, con otros muchos compañeros en el colegio británico.La Voz


De ahí a que el colegio, a pesar de sus elevadas tarifas para los no becarios, y de que en él estudian desde jóvenes de la realeza a herederos de grandes fortunas mundiales, pone especial énfasis en que sus alumnos partan de una base de igualdad, al margen de su extracción social


“Allí existe una regla no escrita para no hacer una exhibición excesiva de la riqueza; de hecho yo no me enteré hasta después de graduarme de que compañeros míos eran la hija de un empresario de fama mundial, la hija de la primera ministra danesa o un descendiente de la antigua monarquía italiana”, dice. 


Junto a ellos, también conoció, por ejemplo, a refugiados sirios. “Tenía una amiga que procedía de una de las primeras ciudades sirias que fueron bombardeadas, que me reconoció que se asustaba cuando volaban aviones sobre el colegio, porque pensaba que iban a lanzarnos bombas. Para mí fue impactante”, recuerda.


Iván aún mantiene la amistad con algunos de sus antiguos compañeros en el colegio, que incluso le han visitado en Roquetas. Tras concluir los dos años de Bachillerato, recibió una beca para estudiar en una escuela de arte de Savannah, en Georgia (EEUU), donde realizó el grado en diseño industrial


Ahora, aunque se declara “enamorado de Copenhague”, donde también vive su hermana, asegura que no quiere perder de ninguna manera sus vínculos con España, Almería y Roquetas. De hecho, espera poder establecer algún día una empresa de diseño en la provincia

 

Temas relacionados
Infanta Leonor Educación

para ti

en destaque