El Supremo delibera sobre dos recursos de Ana Julia Quezada y Patricia Ramírez

La Fiscalía y Ángel Cruz no recurren al Supremo, donde cinco jueces deliberan a puerta cerrada

Llegada de Patricia Ramírez a la Audiencia de Almería en diciembre de 2019
Llegada de Patricia Ramírez a la Audiencia de Almería en diciembre de 2019 Néstor Cánovas

El proceso judicial del Caso Gabriel escribe su última página. El Tribunal Supremo (TS) estudia desde este martes dos recursos de casación contra la sentencia que condena a Ana Julia Quezada por el asesinato del pequeño en Rodalquilar (Níjar) el 27 de febrero de 2018.


Los cinco magistrados se reunieron a puerta cerrada para deliberar sobre los escritos presentados por la defensa de Quezada y por la acusación ejercida por Patricia Ramírez, madre de Gabriel.


Como adelantó LA VOZ, la Fiscalía declinó la opción de acudir al TS tras la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que eliminaba el delito de lesiones psíquicas a los padres, pero mantenía el asesinato  y los daños morales.




Tampoco ha recurrido la sentencia Ángel Cruz, padre del pequeño que ha manifestado en varias ocasiones a lo largo del proceso judicial el enorme coste psicológico del caso. La sentencia de la Sala de lo Penal del TS será redactada como ponente por el magistrado Julián Sánchez Melgar y se conocerá en los próximos días.


La muerte de Gabriel Cruz se juzgó en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Almería en septiembre de 2019. Un jurado popular declaró a Ana Julia Quezada culpable del asesinato del pequeño y de cuatro delitos contra sus padres, Ángel Cruz y Patricia Ramírez.




La magistrada Alejandra Dodero condenó a Quezada a prisión permanente revisable por el asesinato con alevosía y a otros ocho años y tres meses de cárcel por dos delitos de daños morales y dos delitos de lesiones psíquicas a los padres.


Sin embargo, la sentencia pasó a la Sala de lo Civil y lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que modificó parcialmente la resolución y quitó los delitos de lesiones psíquicas (una reducción de cinco años y nueve meses de prisión).

Defensa

Esteban Hernández Thiel, abogado de la defensa, solicita inicialmente “que se celebre un nuevo juicio con un tribunal profesional”, ya que la presión mediática pudo inducir al jurado popular a dictar un veredicto más duro. Además, entiende que la magistrada Alejandra Dodero ofreció unas explicaciones previas a la deliberación que llevaron a los jurados a decantarse por el asesinato con alevosía, frente a opciones menos severas.


En cualquier caso, consciente de la dificultad de repetir el juicio, la defensa considera que concurren elementos suficientes para calificar los hechos como un homicidio imprudente, no un asesinato. La diferencia supondría evitar la cadena perpetua para Quezada. La defensa de la acusada considera que ni hubo voluntad de asfixiar al pequeño Gabriel Cruz aquella tarde en Rodalquilar ni preparación previa del crimen.

Acusación
Patricia Ramírez, madre del pequeño, busca la condena más dura posible contra Ana Julia Quezada, que evite su salida en el futuro si se produce una hipotética derogación de la prisión permanente revisable.


Representada ahora en el TS por el penalista Ernesto Osuna, sostiene que el asesinato se produjo con alevosía y con ensañamiento. Si la cadena perpetua se eliminara del Código Penal, la condena tendría que transformarse aplicándole las dos agravantes y no solo una.


Patricia Ramírez mandó un comunicado en las jornadas previas a la revisión del caso. “Se pondrá fin al largo procedimiento judicial que comenzó con la desaparición el 27 de febrero de 2018”, comienza. La madre deseó “una sentencia que no solo haga justicia a Gabriel y a su familia, sino también a todas aquellas personas que, en su afán de encontrar a mi pequeño, trabajaron duro, doblando turnos, sin dormir, con lluvia o sin ella, pero sobre todo con mucha vocación de servicio”.


Entre las apreciaciones jurídicas, la madre de Gabriel solicita la estimación del ensañamiento “muy a pesar” suyo por “el dolor que comporta”. La acusación cree que Ana Julia Quezada hirió gravemente al menor y luego lo dejó agonizar hasta 90 minutos sin socorrerle ni pedir ayuda. Esta versión fue rechazada por el tribunal.

 

Temas relacionados
Caso Gabriel Tribunales Tribunal Supremo

para ti

en destaque