“Jugar con soberbia, ninguneando a toda la oposición, irá contra el PP”

Miguel Cazorla, portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Almería, expone sus líneas de trabajo

Miguel Cazorla, portavoz del Grupo Municipal de Cs
Miguel Cazorla, portavoz del Grupo Municipal de Cs La Voz

Lleva ya unos años en esto de la política y ha pasado por ser gobierno, socio del gobierno y ahora tener un papel más difuso en el salón de plenos. Miguel Cazorla prepara el nuevo curso político con mucho por hacer.


- ¿Cómo plantea el curso político que arranca? 

- Ahora mismo toca priorizar la parte humana por encima de todo, la económica y la correspondiente a las necesidades sociales. En 2020 apoyamos el presupuesto pero no fue gratis. Ciudadanos incluyó 14 medidas que el PP tendría que cumplir y a la fecha  de hoy, no ha realizado ninguna. Somos conscientes de la situación y de que hay cuestiones que ni son necesarias ni urgentes en ese presupuesto. Por ejemplo, el gastar entre 300.000 y 600.000 euros para trasladar el Pingurucho, u obras como la ampliación edificio de la cultura que siendo necesaria, no es urgente; o como la ampliación del Parque de las Familias. 


Lo que corresponde ahora es seguir dando vida, priorizar el tema social y humano, además de no dejar que muera la economía de la ciudad.


-Dice que no se ha cumplido nada de lo que incluyeron en los presupuestos. ¿A qué pueden renunciar y a qué no? 



-Hay muchas cuestiones que se pueden dejar para otros años. Por ejemplo: El millón de euros para el Parque Nicolás Salmerón y su restructuración es necesaria pero no urgente y esa cuantía se podría destinar a la parte social. 


Luego está el lanzar la elaboración de proyectos, que no cuestan casi nada, y ya contar con ellos para lanzarlos más adelante como para las canteras califales y la Cueva de la Campsa. Elementos que se pueden ir preparando.


- Y viendo que no cumplen, ¿cuál es la disposición para negociar este presupuesto que está por venir? 

- Ya le he pedido y dicho a Juanjo Alonso la posibilidad de sentarnos. Ante una negociación seguiremos dos líneas: ver primero los 14 puntos del año pasado uno a uno, decidir los que pueden esperar y los que no; y por otro, negociar el presupuesto del próximo año. Estoy abierto a todo pero es cierto que es muy difícil  llegar a acuerdos si no hay ningún tipo de voluntad. Estamos dispuestos a sacrificar parte de esos 14 puntos pero sí que pido que sacrifiquen ellos otras cosas, por supuesto, pero claro tendremos que sentarnos. Hace un mes que espero una llamada.


-¿Han notado algún cambio en el trato con el equipo de Gobierno? Arrancó como uno de los socios preferentes pero ahora hay tres para elegir...

-Es un error si hay cambio de actitud. Yo me remito al discurso de investidura del alcalde actual. Dijo muchas cosas, entre ellas: “mi mandato quiero que esté marcado por el consenso permanente, el permanente diálogo con todo los grupos políticos” (recita de memoria). Eso no se está produciendo ahora mismo. La subida de la tasa del agua es el claro ejemplo de ocultismo. 


Si el cambio del tablero de juego plenario significa llegar a acuerdos solo con un no adscrito, se verá la situación de soledad del PP. 


Ramón Fernández-Pacheco se equivoca en algo muy importante: los designios de esta ciudad en la última década suponen que no se pueden tomar las decisiones como cuando el PP y PSOE tenían mayorías absolutas. Hay que tener talante dialogador y escuchar a todo el mundo. Si piensan que al tener a un no adscrito con el que pueden negociar se puede ningunear al resto, es un error. Todo el mundo está viendo el juego y lo comenta en los bares y a nivel particular. Es un error de táctica política y de no conocer la plaza de Almería. Lo que ha currido habitualmente es que cuando ninguneas a alguien que ha servido permanente lo conviertes en víctima.


Jugar con determinada soberbia o prepotencia, ninguneando a toda la oposición sea de donde sea y de su color, es algo que irá en contra de su propia formación política. 


-Ha puesto como ejemplo el tema del agua. Están en pie de guerra. 

-Es que lo que toca es tomar decisiones coherentes y pensando en los almerienses y no en la calculadora electoral. La subida del agua es un auténtico disparate y en esto nos hemos unido toda la oposición. No estamos en contra de que se deje de explotar el acuífero del Poniente, estamos en contra de cómo se ha planteado la gestión de este asunto. No se puede extraer el agua de los 21 pozos de la desaladora, esquilmando el acuífero de Almería. Y para no subirle un 20% la tasa, habría que haber buscado subvenciones europeas para abaratar los costes eléctricos para que la subida sea entre un 5 y un 8%.


- Es muy beligerante también con la situación comercial. 

-Hay que hacer un plan de choque comercial para la ciudad. Se debe juntar a los grupos políticos, las asociaciones de comerciantes, de vecinos y trazar un plan.

Nos hemos reunido con las asociaciones de todos los barrios y, francamente, estamos preocupados. Se han tomado decisiones muy erróneas cómo elaborar y ejecutar obras muy populistas y generar un menoscabo de la actividad comercial,  perjudicar a autónomos y negocios porque de tres meses que iban a durar, acaban en un año y medio. Así han cerrado muchos locales de calle Santiago y ahora mismo los comerciantes de Blas Infante están en tensión porque está pendiente de que arranquen allí.


Son obras innecesarias cuando hay barrios que tienen el mismo asfaltado y acerado que hace 60 años. Hay mucho que hacer en Los Molinos, en El Alquián, Loma Cabrera, Pescadería, Piedras Redondas... y eso sí que es prioritario.

 

Temas relacionados
Entrevistas Ayuntamientos

para ti

en destaque