¿Vandalismo o accidente? El aplauso de Artes de Arcos se queda sin placa

El monumento apenas ha cumplido un mes desde su inauguración

La placa del aplauso sanitario, arrancada.
La placa del aplauso sanitario, arrancada.

Fue hace poco más de un mes: el 8 de julio de este inolvidable 2020, Juan Manuel Moreno Bonilla inauguraba, junto al alcalde de Almería, el primero de los 8 monumentos que se instalarán en las capitales andaluzas para recordar aquellos aplausos sanitarios de las tardes del confinamiento provocado por la pandemia del coronavirus.


Sin embargo, el monumento ya no es igual. Aquella fue una obra de prisas y contrarreloj: la noche de antes de su inauguración, los trabajadores se apresuraban por terminar un pedestal que terminó de erigirse a altas horas de la madrugada y con la supervisión directa de una concejal del Ayuntamiento de Almería.


Quizás porque las prisas no son buenas o porque en Almeria lo que no faltan son ciudadanos con ganas de hacer el vándalo, el aplauso sanitario de Artes de Arcos ya no está como aquel 8 de julio.


La placa en la que se explica el motivo y significado del monumento ya no está donde debería. Se ha despegado (nótese el sujeto impersonal de la acción; se ha desprendido sola, casi 'motu proprio') y ha sido despegada por alguien que, a falta de Feria, ha encontrado en el más reciente monumento almeriense su atracción de agosto.



El aplauso sanitario ha aparecido con la placa arrancada.
El aplauso sanitario ha aparecido con la placa arrancada.



Por suerte, el daño es escaso y la placa está ahí, metafóricamente descansando sobre el aplauso sanitario, que es donde la ha dejado alguien al ver que estaba despegada. Un buen ciudadano.


El monumento

Hay que recordar que las manos que aplauden lo hacen por obra y gracia de Navarro Arteaga (el mismo escultor que hizo para Almería el misterio de la Santa Cena, el Gran Poder o la Virgen del Carmen del Zapillo y que es autor del barro que se ha tomado como modelo para los ocho aplausos que recordarán la pandemia del coronavirus en las ocho provincias andaluzas).


Erigido en el barrio de Oliveros, en la recién reformada plaza Vicario Andrés Pérez Molina (situada junto a la calle José Artes de Arcos), el monumento trata de rendir un homenaje eterno a los sanitarios y al resto de personal esencial que trabajó de manera intensa durante el estado de alarma y confinamiento de la población, tal y como ha recordado esta mañana, durante el acto de inauguración, el propio presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno Bonilla.

 

Temas relacionados
Confinamiento Oliveros

para ti

en destaque