Cobos apuesta por aumentar el consumo de agua desalada y reducir la de Bernal

Tiene en sus planes el hacer las conexiones para que el agua desalada llegue a toda la ciudad

Imagen del exterior de las instalaciones de la desaladora de Almería
Imagen del exterior de las instalaciones de la desaladora de Almería La Voz

El Ayuntamiento de Almería está dispuesto a ir aumentando el uso de agua desalada para abastecer la ciudad e ir bajando el consumo de agua que se extrae de los Pozos de Bernal, aunque sin renunciar a ellos.


Así lo explica la concejal de Sostenibilidad Ambiental, Margarita Cobos, quien afirma que el equipo de Gobierno piensa “firmemente el incrementar el consumo de agua desalada” en la ciudad de forma paulatina.


Para ello es consciente Cobos de que uno de los puntos fundamentales sobre los que tiene que actuar es en las conexiones de la desaladora para llegar a todos los puntos de la ciudad. Cabe recordar que actualmente tanto el Casco Histórico como Poniente de la ciudad no cuentan con conexiones de agua desalada por lo que su abastecimiento se realiza a través del agua que llega de los Pozos de Bernal.


En el año 2004 el Ayuntamiento de Almería y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía firmaban un convenio a través del cual la administración autonómica tenía la obligación de ampliar la depuradora de El Bobar, algo que sí se ha realizado aunque tarde, y solucionar el problema con los aliviaderos de El Zapillo, algo que quedó en el limbo. En ese mismo lugar quedó  el compromiso que adquiría el Ayuntamiento de Almería, el construir la tubería que uniera La Pipa con los Depósitos de San Cristóbal para hacer llegar hasta toda esta zona el agua desalada y mezclarla así. Una tubería que costaba, en su momento, unos 10 millones de euros.



Fórmula
Si bien la edil de Sostenibilidad Ambiental no responde de forma contundente a la pregunta de si la intención es realizar esta tubería o se abogará por otro tipo de solución, lo que sí deja claro es que “en esta Corporación se van a mejorar las conexiones de abastecimiento con la desaladora para que tengamos la posibilidad de que llegue este agua desalada a toda la ciudad cuando sea necesario”.


En cuanto a las intenciones municipales con los Pozos de Bernal, deja claro Margarita Cobos que tienen “una importante conciencia ambiental y si podemos extraer menos cantidad de agua, lo vamos a hacer. Pero eso sí, sin renunciar a ellos porque sería eliminar recursos hídricos, y también sin poner limitaciones al crecimiento de la ciudad”. De esta forma desde el Ayuntamiento de Almería se está estudiando la planificación adecuada.


Con respecto a la petición que se ha hecho por parte de los regantes para seguir utilizando agua desalada de la capital, la concejal de Sostenibilidad Ambiental explica que el Ayuntamiento depende de “lo que diga la Junta de Andalucía” pero recuerda a los regantes que el agua de la desaladora de Almería es  para “consumo humano” y que el uso que se realizó por el sector hace un tiempo al eliminar la concesión del agua depurada de El Bobar, de la que estaban disponiendo, fue “un acuerdo puntual”.


Extinto
Explica así Cobos que en su momento el alcalde de Almería, Ramón Fernández-Pacheco, “dio un paso adelante y consiguió a través de un convenio que a los regantes no les faltara el agua pero, ese convenio ya está extinto, cuentan además con la concesión de las aguas depuradas en secundario de El Bobar” con lo que, inicialmente parece que no se entendería.


Habrá que esperar para ver cual es finalmente la decisión que toma la Junta de Andalucía con respecto a los regantes y sobre todo, para ver los plazos que se marca la administración local para conseguir que las conexiones lleguen desde la desaladora hasta toda la ciudad y por tanto, un incremento de la producción.

 

Temas relacionados
Consumo Medio Ambiente Andalucía El Zapillo Ramón Fernández-Pacheco Agua Desaladoras

para ti

en destaque