Rincones de los sentidos

Unos “Rincones” en los que la participación vecinal es decisiva y muy generosa

José Luis Masegosa 09:00 • 08 ago. 2022

Una de las últimas noches de la pasada semana sentí repentinamente cómo el penetrante olor de la parva de la trilla se adentraba profundamente en mi interior. Cerré los ojos bajo el cielo estrellado y me dejé llevar por los sonidos de “A la era subí”, un canto de trilla endulzado como los ángeles por Mari Cruz Sánchez López y Carmen María Martínez Salazar, las voces femeninas del grupo “Mujeres con raíz”, la formación que ha sabido recuperar con acierto y situar en el lugar que le corresponde a la música tradicional y folk del Sureste hispano, al tiempo que homenajea a la voz femenina de nuestro rico patrimonio oral.


Despertaron mis ojos en la era de Ciezar, a mitad de la ladera del montículo que corona lo que queda en pie de la Alcazaba de mi pueblo, entre antiguas luminarias, faros encendidos sobre la paja humedecida. El espectáculo visual bajó el telón: los ocres tejados jugaban al escondite entre los resplandores  anárquicos de las farolas de mis calles de siempre, que dibujaban las inconfundibles siluetas de dos gigantes dormidos: El Cerro de la Cruz y el Cerro del Fontanal. 




Bajo la luna gibosa  del pasado jueves, quedé impresionado ante la maestría y agilidad mental de los nombres propios del Repentismo, Rap y Trovo, respectivamente, Alexis Díaz Pimienta –escritor, repentista, investigador y docente cubano-, Elena Casanueva, conocida profesionalmente como Eskarnia - defensora de la necesidad de que se visibilice el talento femenino de la cultura urbana- y Pedro “Cardoso II” –promotor del trovo y el repentismo en diferentes lugares de la geografía nacional-. Entre décimas y duelos orales me sobrecogió el rumor del agua de la Fuente de la Polaca que, al menos esa noche, manaba por sus siete huérfanos caños.


Estas impresiones personales conforman una pequeña muestra de cuanto encierran los “Rincones de Música y Palabra” de Oria, que en su duodécima edición se celebran durante los meses de julio y agosto, organizados por el Ayuntamiento en colaboración con la Diputación de Almería y grupo Cosentino. Se trata de un proyecto cultural de amplias miras que pretende revalorizar el patrimonio cultural, etnográfico, histórico y social del municipio oriañelo con una programación cíclica que acoge un enorme abanico de manifestaciones de la creatividad humana, a la par que desnuda y muestra la riqueza paisajística y arquitectónica de los numerosos enclaves –algunos muy escondidos- que integran el término municipal de esta localidad que cuenta con una vasta trayectoria de promoción cultural en la que no podemos olvidar el poso que representan los ancestros del trovo, las cuadrillas de ánimas y la proliferación de músicos e intérpretes locales, así como los Encuentros de Poetas Almerienses, que se llevaron a cabo desde de 1991 a 1999, en los cuales participaron prestigiosos nombres de la literatura y de la crítica, entre otros José Hierro, Félix Grande, Antonio Carvajal, Aurora Luque, Juan Carlos Mestre, Rafael Soto Verges, Julio Alfredo Egea, José María Ridao, o los dos renombrados premios, el  Internacional de Poesía “Villa de Oria” y el Premio de Novela Corta “Villa de Oria”, desafortunadamente desaparecidos.



EL proyecto “Rincones de Música y Palabra” nació en 2010 de la mano del poeta y técnico  municipal de Cultura, Ginés Reche, un auténtico y valeroso “agitador cultural”- como acertadamente lo ha definido el periodista Antonio Torres-, un trabajador que parió esta idea con la finalidad de llevar la Cultura a la calle –porque como que la poesía, está en todos los sitios-, de “buscar la conjunción perfecta, que la palabra y la música comulguen con la arquitectura, con el valor paisajístico, con lo etnográfico, con lo histórico, que la esencia de la Cultura quede aglutinada en un único proyecto”. El ciclo ha superado a corporaciones de diferente signo y ha creado una seña de identidad del municipio, en tanto tiene capacidad para contribuir a una necesaria sostenibilidad social en zonas rurales, donde son imprescindibles alternativas a la oferta cultural y turística de los entornos urbanos.



El formato de los “Rincones” crea una oferta amplia e innovadora que dota a este ciclo de originalidad suficiente para atraer público. Numerosos nombres de primera fila –Amancio Prada, Diana Navarro, Juan Carlos Mestre, Tío Juan Rita, César Brandon, Faluka, Zalema, Mujeres del Mediterráneo, Luar Na lubre, etc- de la música y la palabra han desfilado por los escenarios de estos “Rincones”, en los que nunca faltan  grupos, formaciones e intérpretes almerienses y locales que año tras año han ido dejando su impronta creativa y artística.


Un encuentro que, aunque de presupuesto muy moderado,  ha estado mejor dotado económicamente por parte de las instituciones provincial y municipal.


Unos “Rincones” en los que la participación vecinal es decisiva y muy generosa, unos Rincones que como otros acontecimientos de la provincia –Noche de los Cándiles en Almócita, las Recreaciones históricas de Padules, Canteros y Caciques de Macael, el festival flamenco de Fondón, los Juegos de Aben Humeya de Purchena o la Ruta de los Sentidos de Bédar- se fijan al municipio. Estos “Rincones” –cuyo broche final lo pondrá el próximo día 12 Soleá Morente- no son unos rincones cualquiera. Son un referente del Almanzora y de la provincia. Son unos rincones de los sentidos.



Temas relacionados

para ti

en destaque