Recolectan una treintena de juguetes con un bingo navideño y solidario

Los regalos serán entregados a la Asociación de Senegaleses de Andalucía ‘Aisad Mbolo’

Los organizadores de este evento sin ánimo de lucro, acordaron que para participar habría que aportar un juguete. Foto. de V.N.
Los organizadores de este evento sin ánimo de lucro, acordaron que para participar habría que aportar un juguete. Foto. de V.N.
V. Navarro García
21:00 • 02 ene. 2022

Hace algunos días, llegaba a mi teléfono a través de un grupo de ‘whatsapp’, un cartel con la palabra Bingo escrito en letras llamativas, acompañado con los apellidos ‘solidario’ y ‘sin ánimo de lucro’.


Después de leer el pasquín informativo entendí que el objetivo del evento se centraba en la recolecta de juguetes para ayudar con un poco de felicidad, a esos niños y niñas que por azares de la vida, no tienen tantas chimeneas para que Papa Noel descienda por ellas con regalos, o cuyas cartas a los Reyes Magos no llegarían a sus tres destinatarios en la fecha indicada.



Movido por la curiosidad del evento, que fue orquestado por un pequeño movimiento vecinal compuesto por clientes y propietarios de un establecimiento de Ciudad Jardín, de manera autónoma e independiente; o por recordar aquellas campañas de recogidas de juguetes y alimentos, donde los escolares de mi generación contribuíamos fervientemente, alentados por profesores y padres orgullosos con nuestro granito de arena, al mismo tiempo que aprendíamos  las primeras lecciones sobre solidaridad y cooperación, incluso sin nosotros saberlo, sobre la importancia que tiene la Sociedad Civil en una comunidad, me presenté en el lugar indicado y a la hora convenida con mi aportación bajo el brazo, aunque sin el ‘Calvo de la Suerte’ a mi lado.




En una mesa alta apoyada contra una pared revestida de vegetación verde y engalanada con adornos navideños, se iban depositando progresivamente los juguetes y libros recolectados, bajo unas letras mayúsculas que rezaban ‘Fun Corner’, nombre de la cafetería donde se celebró el ‘Bingo Solidario’, pero al mismo tiempo dos palabras que se convertirían en una declaración de intenciones del evento en sí, ya que traducido del inglés ‘Fun Corner’ es el ‘rincón de la diversión’ donde están aguardando esos juguetes para ser recogidos por la Asociación de Senegaleses de Andalucía  Aisad Mbolo, que los repartirá entre menores de localidades del Poniente.



La espontánea iniciativa ha llegado a juntar una treintena de regalos. Foto de V.N.
La espontánea iniciativa ha llegado a juntar una treintena de regalos. Foto de V.N.



Primera inicitiva solidaria de un grupo de amigos

“La idea nace de una conversación casual entre amigos” comentaban Oscar y Víctor, dos de los organizadores del evento. Cuando en la charla apareció la pregunta “¿Qué vais a hacer en estas fiestas?” alguien respondió “el día de Navidad jugaré en casa al bingo con mi familia. Es tradición y hay que respetarlo”, pero en el momento en el que se revelaba la costumbre de pasar el día del 25 de diciembre alrededor de este juego clásico con las más allegados, se planteó la idea de organizar una tarde de bingo navideño y sin ánimo de lucro, entre la clientela habitual de ‘Fun Corner’ y para darle un toque simpático se acordó que para poder participar habría que aportar un juguete, que sería destinado a una obra benéfica.


Esta iniciativa solidaria liderada por estos amigos iría circulando tímidamente por las calles de Ciudad Jardín mediante ‘el boca a boca’, llegando a los oídos de otros negocios del barrio, los cuales colaboraron con la aportación de un obsequio como premio simbólico para la persona ganadora del bingo, u ofreciendo una sustancial rebaja en el precio de la impresión y edición de los cartones y en los materiales de papelería utilizados.


Pocos participantes pero éxito a pesar de todo

Como si fuera un episodio de un cuento de Dickens, donde una mala experiencia abre la puerta a una resolución positiva, el desarrollo de éste primer ‘Bingo Solidario’ fue un fracaso como tal, desde el punto de vista de su programación de juegos, ejecutándose sólo una partida de las 8 proyectadas.


Los altos casos de Covid que vuelven a azotar a la provincia actuaron como elemento disuasorio para muchas personas que deseosas de participar con sus familias y amigos de este evento benéfico, decidieron no quedarse para rellenar sus cartones pero, de manera paradójica, fue un éxito rotundo en la consecución de sus objetivos, ya que la gente que se acercó por ‘Fun Corner’ aportó igualmente sus juguetes aún sin quedarse a jugar, llegando a juntarse en la mesa casi una treintena de regalos entre libros, material didáctico, juegos de mesa, muñecas o peluches. “Se han dado casos de personas que han venido con sus propias aportaciones y con las de algún familiar. O clientes que después de tomarse el café han vuelto al local con algún obsequio. Si entendemos que ese era el objetivo, lo hemos logrado” explicaba Mari, después de haber cantado hasta 85 bolas de la única partida que se jugó en toda la tarde.


Temas relacionados

para ti

en destaque