Concejal de día, educador social de tarde y músico de noche

Diego Torres Lizarte es portavoz de la oposición en Oria, educador social y músico

Diego Torres Lizarte es portavoz de la oposición en el Ayuntamiento de Oria, educador social y músico.
Diego Torres Lizarte es portavoz de la oposición en el Ayuntamiento de Oria, educador social y músico. La Voz

En los pueblos pequeños se multiplican los frentes abiertos y no hay tiempo que perder. Por eso no es raro que jóvenes que han apostado por regresar al terruño -o simplemente por permanecer en él- alternen dos o hasta tres actividades profesionales. Es el caso de Diego Torres Lizarte, que además de ser portavoz de la oposición en el Ayuntamiento de Oria, trabaja como educador social en el Centro de Menores de este municipio y es vocalista y bajista del grupo de pop-rock Pesadilla Electrónica.

Torres Lizarte asegura que los vecinos de Oria están encantados con su carácter polifacético, ya que allí "gustan los jóvenes activos". “Más que criticar, alaban; lo que les preocuparía sería verme desocupado”, confiesa a LA VOZ.

Pero él no está ni mucho menos desocupado. De hecho, podría decirse que no tiene tiempo para casi nada. Su día a día discurre entre el Consistorio, donde trata de hacer más fácil la vida a los orialeños como concejal del Grupo Municipal Socialista, y el Centro de Menores ‘Tierras de Oria’, institución en la que lleva a cabo una labor fundamental. Por la noche, aprovecha para escribir canciones e incluso ensayar los temas que su banda compuso durante el confinamiento y que, antes de que acabe el año, esperan grabar en el que será su décimo trabajo. Y por si fuera poco, también estudia.

El músico confiesa que algunas de las canciones que crea están inspirados en su actividad política o educativa. “Son vivencias que tienen mucho que ver en todo lo que escribo y lo que siento y en cualquier momento puede saltar la musa, porque lo que vas viviendo se te queda en la cabeza”, expresa.

Se ríe cuando se le pregunta si ha llegado a ofrecer un mitin y bajarse del atril para dar el concierto de fin de campaña. “Alguna vez sí he actuado en mítines, siempre de mi partido, el PSOE, pero por ahora no en los míos aunque no descarto nada”, asegura.

Su vocación musical también ha llamado la atención de los menores internos con los que trabaja que curiosean la actividad de Pesadilla Electrónica en redes. “A ellos la música les viene genial como terapia, es de las mejores medicinas, sobre todo con estos perfiles”, indica.




Intrahistoria
Nacido en Oria en 1971, Diego Torres Lizarte estudiaba Derecho en Granada cuando la música llamó a su puerta y entró a trabajar en la discográfica Ámbar Producciones, especializada en música independiente a finales de los 90.

Vivió durante dos décadas en la ciudad de La Alhambra que terminó abandonando en 2004 cuando al desplome de la venta de discos, se sumó una oferta laboral en el Centro ‘Tierras de Oria’, en su pueblo, donde trabaja desde entonces como educador social, su verdadera vocación. “Yo siempre he dicho que la vida está mal estructura porque cuando tienes edad de estudiar estás más descentrado y no sabes lo que quieres; yo ahora a los 50 me estoy sacando Trabajo Social”, señala.

Entró en la política activa en 2018 cuando fue nombrado secretario general del PSOE tras la crisis interna iniciada por la pérdida de la Alcaldía tres años antes. Sin embargo, su afiliación a este partido se remonta a los tiempos en que el alcalde Bartolomé Sánchez Moreno “hizo mucho por el pueblo y por sus jóvenes”.

Aunque más antiguo que su carné socialista es su amor por la música. Debilidad que nació gracias a un grupo de maestros que iniciaron a los niños de Oria en la música popular. Pronto algunos de ellos cambiaron las rondallas y las bandurrias por instrumentos eléctricos y así nació en los 80 el grupo Pesadilla Electrónica, como una reacción a la “música electrónica y los sintetizadores”. De aquellos cinco fundadores, hoy se mantienen cuatro.

Con una cinta-cassette, un EP y siete CD a las espaldas, Pesadilla Electrónica ha recorrido toda España quedando finalistas en concursos como el Villa de Bilbao, actuando en festivales como el Rock Albox y con grupos como Def Con Dos y Presuntos Implicados. “Empezamos en la música porque nos gustaba y soñábamos con llegar lo más lejos posible. Pero con el tiempo, te quedan las canciones y presentarlas en directo, llenarte a ti mismo y pasarlo bien”, concluye Diego.



 

Temas relacionados
Oria Música Cultura Política

para ti

en destaque