Diario de una cuarentena (XI): Hacer los ejercicios

Vistas del mar desde el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.
Vistas del mar desde el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar. Antonio Jesús García

Seguimos sin tener tiempo. Si algo bueno debía traer el encierro, eran horas para compartir con los seres queridos. Sin embargo, lo único que me llegan son lamentos de padres que continúan sin poder jugar con sus hijos y testimonios de jóvenes que no hacen otra cosa que teletrabajar. Quizá es que la vida era esto y el error ha sido albergar la esperanza de tener un ratito cada día para hacer lo que quiera que sea que nos hace felices. Tal vez mejor así, ocupados pensamos menos.


Y a pesar de todo, mi amiga Ana me ha enviado este fin de semana el vídeo más tierno que he visto en mucho tiempo. Uno en el que su hija Natalia, de tres años, llora emocionada al descubrir (atención, spoiler) el beso con el que el príncipe salva a Blancanieves de un sueño eterno por envenenamiento. Si no llega a ser por el coronavirus, igual le habría pillado fuera de casa.


También me ha alegrado saber que ni una pandemia tan feroz como la que vivimos ha acabado con la costumbre de comer arroz los domingos. Me ha contado una conocida que en su escalera el olor a sofrito se colaba por debajo de cada puerta. Entonces me he acordado del arroz caldoso que nos cocinaba mi abuela a mi hermana y a mí, cuando mis padres se iban a ‘hacer los ejercicios’ (así se llama en mi zona a tomar el aperitivo en un guiño al hábito de ir al bar después de asistir a misa, ‘ejercicio espiritual’). Una tradición ancestral que todavía conservan y yo que lo celebro, porque todo el mundo sabe que el amor dura mientras se mantienen las ganas de compartir un picoteo.


Ayer escuché en la radio que han prohibido los velatorios y la asistencia a los entierros se ha reducido a tres personas. Luego leí que ha fallecido una médica a los 28 años; parece que era asmática y contagiarse ha sido letal para ella. Me planteo de qué pasta hay que estar hecha para plantar cara a esta enfermedad estando en un grupo de tanto riesgo.




La tristeza ya se apoderaba de mí cuando he recordado el titular de una entrevista que el pintor Antonio López concedía hace unos días a ABC. “No quiero entregarme al desánimo”. Si Antonio López lucha contra el desánimo a los 84 años, confinado en su estudio, después de haber perdido hace un mes a su compañera de vida, la pintora María Moreno, no sé vosotros, pero yo no voy a hacer el gilipollas.


Apúntate a nuestro boletín especial, hoy más que nunca es importante estar bien informado

Por eso, lanzamos un boletín de actualización con la información esencial sobre el coronavirus y recursos útiles. Ante tanto volumen de información, queremos centrarnos en una cobertura veraz y contrastada que explique cómo se está adaptando el mundo y Almería a esta circunstancia sin precedentes.


Haz clic aquí para suscribirte. Selecciona "Boletín de Noticias" y sigue los pasos, recibirás en tu correo la actualización diaria.


Si no recibes el correo, revisa tu carpeta de spam.



 

más leídas

últimas de Vivir

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería