Níjar

Homenaje en La Isleta a un vecino de 97 años entregado a su pueblo

Andrés Segura, pescador y armador, dirigió durante 27 años la Asociación de Tercera Edad

Andrés Segura Picón durante su homenaje en La Isleta del Moro.
Andrés Segura Picón durante su homenaje en La Isleta del Moro.
Francisco G. Luque
12:20 • 20 oct. 2022

Todavía tiene fuerzas de sobra para seguir en primera línea de batalla, luchando por La Isleta del Moro y sobre todos por el bienestar de las personas mayores que viven en este pequeño paraíso del litoral almeriense, pero a sus 97 años de edad ya le ha llegado el momento de dejar las riendas, las que ha llevado durante casi tres décadas. Andrés Segura Picón ha estado al frente de la Asociación de Tercera Edad de su pueblo a lo largo de 27 años, tiempo en el que lo ha dado todo por los demás y ha dignificado a este activo colectivo nijareño.


Como era de esperar, sus amigos y compañeros de la asociación le rindieron recientemente un emotivo homenaje en el lugar más característico de los mayores isleteros, en el conocido como "Hogar del Pensionista" que con el paso de los años también se ha convertido en un referente gastronómico para todo tipo de públicos y al que suelen llamar "Bar del Jubilado" o "el Mirador", por sus bonitas vistas, desde su entrada, a toda la línea de costa hacia Los Escullos y a los imponentes Frailes.


Andrés recibió el cariño de los suyos en un día especial. De alegría por su más que merecido reconocimiento, pero también de cierta tristeza por dejar una actividad con la que ha dejado huella en la Asociación de Tercera Edad, en sus integrantes y en todos y cada uno de los isleteros e isleteras, mayores y jóvenes, que son conscientes de la dedicación hacia su tierra y su gente de este pescador de toda la vida, que además ejerció como alcalde pedáneo, haciendo decenas de viajes a la Villa de Níjar para solucionar cualquier problema, sin importar los kilómetros.



Su ADN, como el de todos sus vecinos, está marcado por el salitre. El sonido de la mar y el contacto diario con las labores de la pesca forjaron el camino de Andrés, armador de La Boheme, Amalia o Chinorros, barcos que han surcado el horizonte del Cabo de Gata en busca del alimento, del bien más preciado para los habitantes de este bello rincón del Parque Natural que fue refugio del pirata Mohamed Arráez.


Tras desembarcar, Andrés 'capitaneó' a los mayores en tierra. Fomentó, con la ayuda del resto de socios, numerosas actividades para que la tercera edad isletera tuviera una presencia más que destacada en el día a día de un pueblo de poquísimos habitantes durante el invierno, pero que multiplica por diez la gente por sus calles durante el período estival. Han sido casi treinta años de servicio sincero a La Isleta del Moro y a sus mayores, que unido a su vida ligada a la dura labor de la pesca, le hacen merecedor, como mínimo, de un descanso. 



Andrés, por su carácter y vocación, seguirá ayudando en todo lo que pueda, pero también disfrutará de los placeres del tiempo pausado, esos que suelen ofrecer solo lugares tan mágicos como su pueblo. Sin responsabilidades 'oficiales', tendrá aún más momentos junto a Guillermina, su inseparable mujer, con la que tiene seis hijos. Toda la Isleta del Moro, incluso Esperanza Pérez Felices, le dio las gracias por todo lo que ha aportado durante muchos años al territorio. "Tenemos que agradecer todo lo que has hecho, no solo por la tercera edad al frente de esa asociación, también por la Isleta a lo largo de tu vida, que ha sido mucho", dijo la alcaldesa de Níjar, que estuvo presente en el homenaje a este popular isletero. 




Temas relacionados

para ti

en destaque