Turrillas

Turrillas ya tiene cinco niños que garantizan que el colegio siga abierto

Hay más familias interesadas, pero la falta de casas pone en peligro el plan de ayudas

Una calle de Turrillas en una imagen de Andalucía Turismo.
Una calle de Turrillas en una imagen de Andalucía Turismo. La Voz

A finales del pasado año, el pequeño pueblo de Turrillas decidió hacer todo lo posible para que el colegio no se cerrara y plantar cara al grave problema de despoblación que viven los municipios del interior de la provincia. La fórmula que encontraron no fue otra que ofrecer incentivos económicos a las familias con hijos en edad escolar que se empadronaran y matriculasen a los niños en el colegio.


La iniciativa, que fue aprobada por el Pleno municipal el 19 de diciembre del año pasado, consiste en una ayuda de 500 euros por cada uno de los niños matriculados más una aportación adicional de 100 euros cada seis meses durante los siguientes cuatro años.


Y parece que el objetivo se ha conseguido. “Ya tenemos cinco niños, tres de una familia que ha llegado y dos de otra que es del pueblo, lo que nos garantiza que el colegio va a seguir abierto”, explica a LA VOZ el alcalde de Turrillas, Juan Antonio Segura.


Este curso, en el colegio hay cuatro niños, que, según explicaba la concejal de Hacienda y diputada provincial, Carmen Navarro, es el mínimo para que se mantenga abierto, aunque tenían noticias de que do de estos alumnos dejarían el centro el próximo curso. De ahí la necesidad de buscar nuevos escolares.




Además de la familia que ya se ha instalado en el pueblo y que con sus tres hijos aseguran la viabilidad de la escuela, hay otras dos que también han mostrado interés por la iniciativa y que cumplen los requisitos y que supondrían la llegada de otros cinco niños más.


Sin embargo, la falta de vivienda puede dar al traste con los planes de las familias y del propio Ayuntamiento. Según explica el alcalde, “el problema que tenemos ahora es que no hay casas libres”. Los dueños de las que había y con las que se contaba, ante la situación provocada por la pandemia del coronavirus y el parón en la actividad económica, han buscado otro uso para sus viviendas, comenta Segura, que recuerda, que, en cualquier caso, desde el Ayuntamiento se colabora a la hora de encontrar residencia, si bien no se facilita gratuitamente.

Solo 3 de 30

Desde que se aprobó el plan, una treintena de familias se han interesado por él, aunque solo tres cumplían las condiciones necesarias para poder beneficiarse de las ayudas. Según cuenta el acalde, ha habido personas  que creían que las ayudas eran de 500 euros cada mes, y que con cuatro hijos se podían sacar 2.000 euros. Otras pensaban que la ayuda se daba por niño que naciera en el pueblo y proponían venirse y empadronarse porque la mujer estaba embarazada. También se ha dado el caso de familias con hijos que estaban dispuestas a empadronarse en Turrillas, pero que tenían los niños matriculados en otro colegio y no pensaban cambiarlos.

“Por lo pronto, vamos a conseguir que el colegio no se cierre. Luego ya veremos cómo va el pueblo y cómo lo levantamos tras la crisis del Covid-19”, concluye Juan Antonio Segura.


Si la medida con la que este municipio, trata de mantener el colegio abierto y combatir la despoblación tiene éxito, las familias que lleguen evitarán el envejecimiento de la población con lo que se asegura el futuro del municipio.


Turrillas es un pequeño pueblo de arquitectura tradicional popular, cuidado y limpio, rodeado de campos de almendros y situado entre la Sierra de los Filabres y la Sierra Alhamilla y ubicado a unos 45 minutos de la capital almeriense.

 

Temas relacionados
Despoblación Arquitectura Turrillas Sierra de los Filabres

para ti

en destaque