Albox

Suspendido el médico almeriense que diagnosticó “no bien follada” a una mujer

Un facultativo albojense es apartado once meses de su puesto por el trato a una joven

Consultoría de Llano de Brujas, en Murcia.
Consultoría de Llano de Brujas, en Murcia. La Voz

El médico albojense R. Gallego tendrá que cumplir una condena que supone once meses de suspensión de empleo y sueldo después de que diagnosticara a una paciente que no estaba “bien follada”. 


El Tribunal Superior de Justicia de Murcia ha desestimado el recurso de apelación del médico albojense ante la denuncia presentada por una paciente tras ser atendida en 2016 en la pedanía de Llano de Brujas, a cinco kilómetros de la capital murciana. De este modo, la justicia ha ratificado la decisión del Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 7 de Murcia. Cabe recordar que, en primera instancia, el Servicio Murciano de Salud solicitaba para el facultativo almeriense dos años de suspensión.


Defensa del doctor
En su apelación, tal y como aparece en el fallo al que ha tenido acceso este periódico, la defensa del médico argumentó que “la paciente” que entonces tenía 21 años “fue horas después” de la consulta “probablemente por la influencia de algún tercero que convenciera a la usuaria que había sido tratada con comportamientos machistas” y que las acusaciones realizadas son “totalmente falsas y exageradas” realizadas con la única intención “de perjudicar al médico por no haberle receta directamente Diazepam como ella exigía”.


Lo cierto es que el facultativo ha sido condenado según el relato y las pruebas de la joven, quien además de exhibir el diagnóstico en el que se aprecia el texto “no bien follada”, denunció también que éste se negaba a recetarle las pastillas médicas porque podría engordar y perder el “tipazo” que ahora tenía, además de otras actitudes como fumar en la consulta.


Consulta fumando
Sobre este último extremo, la apelación rechazada por la justicia defendía que “ofreció un cigarrillo a la paciente para que se tranquilizase” pero que él fumó “para crear un clima de confianza” ya que “no existe reiteración o habitualidad en esta actitud” por parte del profesional. No menos curiosa fue la justificación en su declaración de la expresión utilizada en el diagnóstico. El facultativo explicó que con “mal follada” no se refería a una cuestión sexual, según recoge el documento judicial, sino que “por su procedencia andaluza, en su región de origen, la expresión ‘mala follá’” hace referencia a “un estado anímico de mal talante” pese a que en la receta compartida en redes sociales por la denunciante figura “no bien follada”.


Sin embargo, en su pronunciamiento la justicia considera que el médico se alejó “de lo que un paciente espera y necesita cuando acude a la consulta de un médico” ante una conducta “que merece especial reproche por el respeto que debió tener” el doctor “a su condición de médico, usando un lenguaje menos soez y por la especial vulnerabilidad de la víctima, una joven de solo 21 años que acude a una consulta de la medicina pública por una crisis de ansiedad”.


En cambio y según recoge el pronunciamiento, la paciente obtuvo un trato “gravemente desconsiderado y singularmente degradante para su consideración de mujer”. Cabe recordar que en su declaración, la joven denunciante, que ahora tiene 23 años, aseguró que el médico también le preguntó “que quién estaba más buena, si yo o mi madre”.

 

más leídas

últimas de Provincia

Las noticias que debes conocer a primera hora en tu bandeja de entrada

destacadas La Voz de Almería