La ‘biblioteca’ de la cerveza está en la calle Rueda López

Juan Navas y Félix López ofrecen 200 marcas en la primera tienda especializada en Almería

Juan Navas y Félix López en su tienda de cervezas.
Juan Navas y Félix López en su tienda de cervezas.

En la calle Rueda López -antes de la Vega- codo con codo con la plancha del Minibar se encuentra la única tienda exclusiva de cervezas de la provincia de Almería. Se trata de Pez Cerveza, que es como una especie de biblioteca del lúpulo donde uno puede ir curioseando en los anaqueles su marca preferida, como el que busca a un autor en la Villaespesa. Quizá los clientes que indaguen sobre una cerveza amarga sean lectores de novela negra; los que se acerquen al rincón de las pale ale,  tal vez sean asiduos a los espías de John le Carré y los que prefieran una variedad local de botellín, se podrían estar entregando, por ejemplo, a la última novelaza de un alquianero llamado Juan Manuel Gil, que es más de trigo limpio que de cebada.


Pez Cervezas es eso: el paraíso de los cerveceros finos que no se conforman con cualquier brebaje de espuma y carbónico. Es obra y gracia desde hace unos meses de Juan Navas y Félix López, unos emprendedores que fabrican desde 2012 la Cerveza El Cabo en sus marmitas de La Juaida y que han decidido dar el salto a la comercialización de cualquier marca, por competencia que sea. “Aquí tenemos todas las cervezas almerienses desde Origen a Filabres, no tenemos complejos", indica López, rodeado de más botellines que puede haber apilados en el kiosco del Lengüetas una víspera de Nochevieja.



Son más de 200 marcas de cervezas perfectamente alineadas como soldaditos de plomo en las estanterías. Se puede encontrar, si penetra usted por esa puerta, con cerveza checa o belga o danesa o sueca; con marcas que suenan a chino como Omnipollo, Zona Cesarini -con toques de piña y mango- Sociale fermentada con trigo, la cerveza oficial del Jo Bar del Cabo de Gata, la Colosus o la legendaria La Virgen, una institución de las noches madrileñas.


Los emprendedores de este singular negocio saben bien lo que venden y se han adentrado en el Curso Cicerón, que es como el máster de los catadores de cervezas. 



“Tenemos una cerveza que es la Pantera, que viene de Bilbao y que nos la compran vascos que viven por aquí, hay mucha tendencia a consumir cerveza de la ciudad de cada uno”, argumenta López. Ellos también venden la suya: El Cabo Pale y la Selecta, elaborada con agua de Enix.

 

Temas relacionados
Centro Histórico Agroalimentación Comercio

para ti

en destaque