Fiestas del emigrante en Castro de Los Filabres

Actividades para recibir a los vecinos que viven fuera durante el año y regresan a casa

En la Ermita velan a  la Virgen toda la noche.
En la Ermita velan a la Virgen toda la noche. La Voz
Rosa Macer 20:59 • 03 ago. 2022

Castro de los Filabres, tras dos años de obligado parón, vive estos días sus días grandes del verano: sus fiestas del emigrante. Una cita que desde hace más de tres décadas se repite cada primer fin de semana de agosto, momento en que regresan a casa quienes un día debieron echar raíces en otros municipios, pero sin olvidar sus orígenes. 


Quien en algún momento ha emigrado, lo sabe. Es una “aventura dolorosa”. Dejar atrás la familia, la casa, el pueblo. Pensar en el día de regreso. Apenas un par de maletas y lo que no quepa se va en el alma del emigrante, en su retina, en su corazón, pero le acompaña. Cataluña fue, en la década de los cincuenta, los sesenta y los setenta, la ‘tierra prometida’ para miles de andaluces, llegando a ser conocida como la IX provincia andaluza, aunque no solo a tierras catalanas partían, los hubo que emigraron a otros puntos del país y los “más valientes”, se enfrentaron a idiomas desconocidos y llegaron a Suiza o Alemania entre otros rincones en busca de un futuro mejor para ellos y su familia. 

En la actualidad, Castro de Los Filabres cuenta con un centenar de vecinos censados, y estos días multiplica el número de habitantes, como antaño. 



Actividades

Desde anoche que, para ir abriendo boca, la Plaza del Pueblo se convertía en un improvisado cine de verano en el que mayores y pequeños pudieron disfrutar de la película `Crónicas de Fabulandia´, y hoy jóvenes y pequeños podrán disfrutar de multiaventura en la Piscina Municipal, a partir de las cuatro de la tarde. Y por la noche, nueva cita con el cine: `100% Wolf. Pequeño Gran Lobo´. Sin duda, el día grande es mañana con la Misa en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario, cuyas fiestas patronales se celebran en el mes de octubre. Tras esta, Romería hacia la Ermita donde vecinos y visitantes disfrutan toda la noche velando a la Virgen, eso sí, sin que falta comida ni un la música del grupo musical Fábula Show.



El sábado, tradicional paella gracias a restaurante Las Eras, que cocina un arroz gigante para disfrute gratuito de todos los comensales que lo deseen. Amenizado con la música de la Asociación Cultural Little Rock. Por la tarde, teatro y después verbena. El domingo  feria del mediodía, broche de oro.




Temas relacionados

para ti

en destaque