La residencia de El Zapillo y su protocolo para la última fase de la vida

El psicólogo Pedro Padilla es el director del Centro Residencial de Personas Mayores El Zapillo

El psicólogo Pedro Padilla.
El psicólogo Pedro Padilla. La Voz
Antonio Torres 20:46 • 05 ago. 2022

La residencia, dependiente de la Junta de Andalucía, ubicado en primera línea de playa. Se siente capacitado para responder con habilidad y eficacia a un trabajo muy delicado. Durante la pandemia y la crisis sanitaria, se demostró que el cuidado de mayores dejó mucho que desear, sobre todo en Madrid. Precisamente, esa situación fue una oportunidad para repensar soluciones y acabar con la vergüenza de la sociedad de dejar a los mayores “tirados”, deshumanizados y sin atender sus patologías graves. Padilla afirma que han impulsado diversos conciertos, especialmente con Cruz Roja para que el final de la vida llegue en las mejores condiciones de dignidad. “Tenemos un programa pionero de paliativos psicológicos que es un acompañamiento a los residentes, a sus familiares y a los trabajadores en la última fase de la vida. Un protocolo especial, innovador, precisamente para esos últimos momentos. Disponemos de habitaciones especiales para que los familiares puedan estar acompañando a las personas residentes en los últimos momentos de la vida. Esto solo se hace aquí y con la sensibilidad de ofrecer alojamiento y todas las comidas a los familiares y servicio psicológico”.


La ley lanzada por la ministra Ione Belarra anuncia que en un plazo de menos de tres años ningún centro de mayores o discapacitados podrá usar sujeciones físicas, mecánicas o farmacológicas para inmovilizar o controlar a sus residentes. Padilla ofrece un dato: “Somos un centro libre de sujeciones, aquí no se ata a nadie, ni física, ni químicamente como serían los pastillazos”. “Eso nos genera una calidez emocional y la ausencia de úlceras por presión que les sale a los residentes. Aquí, hay cero”, remarca con aire de orgullo profesional. El centro tiene 120 plazas, aunque la semana pasada contaba con 109. Coordina a 190 trabajadores de distintas condiciones laborales, entre fijos, no fijos, director e indirectos. Cuentan con un médico residente y la atención del Centro de Salud Vega de Acá de Almería. El edificio es grande, tres plantas construidas, jardines y unas vistas espectaculares desde la cafetería, ubicada en la planta baja.  “Una barbaridad de personas”, expresión que de vez en cuando se le escapa.


Atención médica “un médico residente y la atención del Centro de Salud Vega de Acá. El Centro Residencial de Personas Mayores El Zapillo depende la Delegación Territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación en Almería cuyo delegado en Almería es Rafael Pasamontes quien llegó al Gobierno andaluz por cuota de Ciudadanos.



Habitaciones individuales. “Es un proyecto. Lo ideal para algunas personas es empezar por una habitación individual y cuando su situación física ya no deje otra solución pasar a una compartida. Aquí puedes ver a una señora de 90 años, totalmente lúcida y con mucho aprecio a su intimidad, mientras que hay otras personas para las que es más apropiado compartir habitación con otra persona con la que puede charlar o incluso intervenir en su cuidado”.


Pedro Andrés Padilla Pérez (Los Gallardos, 1977 desprende ternura cuando habla de sus internos, de los residentes. Hijo de dos paisanos del periodista, Felisa y Pedro, se crio en la calle San Joaquín de Los Gallardos cuya memoria permanece en el recuerdo. Gracias a la inteligencia natural y la mano de su hermana, una descomunal trabajadora, ayer y hoy. Pedro Padilla no conoció a su madre porque falleció al nacer, un aspecto que confiesa le ha servido para querer y comprender a los mayores. Tuvo una infancia marcada por orfandad y el cariño de su hermana que era, también, una niña de 12 años cuando se quedó sin madre. “Estoy seguro que no habría estudiado psicología ni me habría dispuesto a dirigir la residencia”.  “Mi hermana se encargó de mí. Era una niña de 12 años que se esforzó de lo lindo. Lo que más condiciona la vida de un ser humano es el apego, o su falta, durante sus primeros años de existencia. Eso marca drásticamente el carácter hasta la muerte. De hecho, para en las oposiciones a psicólogos de la Junta de Andalucía, de los 104 temas, uno trata específicamente del apego. Es clave para la infancia y el desarrollo de la personalidad”.



Tras su licenciatura en la Universidad de Almería, los primeros trabajos tuvieron que ver con los Recursos Humanos. “Eso me sirvió para estar en El Zapillo y a dirigir personas. Para dar órdenes es más eficaz la expresión ´no sería mejor”. Desde 2006, su actividad profesional ha estado ligada con la Administración. El último trabajo fue el de director del Centro de Actividades Náuticas de Almería que cerró sorprendentemente en 2021, situado en las inmediaciones del monumento a las víctimas del campo de concentración de Mauthausen.


Cartas. Junto a la Asociación de Niños con Discapacidad de Almería (ANDA) trabajan en un innovador programa con el Centro Vecinal Nueva Almería para que los niños de los institutos y de los colegios se carteen con los mayores de la residencia. La participación de las distintas familias es clave para conseguir los resultados. “Los niños mejoran su capacidad de expresión escrita y nuestros mayores establezcan vínculos con personas de fuera. Ya tenemos las primeras cartas. Hay algunas simpáticas que comienza Querida persona mayor…”.



Imaginación. Autor de Las Sombras del Bosque, libro en el que recrea historias que su abuelo le contaba, y que le hizo al mundo del misterio y la parapsicología. Guarda como oro en paño un correo de felicitación del comunicador Iker Jiménez, célebre por sus aportaciones en el programa Cuarto Milenio. Padilla se define: “En el plano personal soy una persona solitaria y aburrida. Enamorado de mi mujer, psicóloga con su propia consulta, a la que conocí en la carrera. Padres de dos niños. Prefiero imaginar y crear historias a involucrarse en el mundo real que le rodea”. El arte de escuchar, como diría el humanista, Erich Fromm, entender al otro, no es exclusivo de los profesionales del psicoanálisis. Padilla se refugia en sus colaboraciones con la editorial de Juan Grima, realizando documentales de historia. “Siempre he soñado despierto, historias de fantasía, terror y ciencia ficción”, remarca Padilla. Su idea es continuar promoviendo la participación en diferentes actividades, funcionamiento físico, para mejorar la capacidad cognitiva y las actividades culturales.


Temas relacionados

para ti

en destaque