La Navidad dispara las ventas de patinetes eléctricos en Almería

Almería se suma al auge de los vehículos de movilidad personal y lo consolidan como regalo

Con la llegada de la Navidad, muchos establecimientos almerienses han notado un incremento de sus ventas.
Con la llegada de la Navidad, muchos establecimientos almerienses han notado un incremento de sus ventas. La Voz
Miguel Delgado Cerero 20:59 • 06 ene. 2022

Andar por la calle y no cruzarse con una veintena de patinetes eléctricos es una tarea cada día más difícil. En Almería son muchas las personas que, cada vez con mayor convencimiento, deciden apostar por esta herramienta de movilidad urbana en la que muchos también ven un riesgo. El mundo de la tecnología avanza a pasos agigantados, prueba de ello son los infinitos aparatos que utilizamos a diario, y la movilidad no es ajena a todos estos cambios.


Hace tan solo unos años, cuando el boom de los patinetes no se había producido, resultaba habitual ver a los paisanos montar en bicicleta para desplazarse a sus puestos de trabajos en su tránsito por la ciudad. Algo que, en términos generales, ha experimentado una gran transformación y se ha implantado en nuestras vidas para sustituir las grandes ruedas de las bicis por dos ruedecitas de caucho y a reemplazar los pedales por un motor de pequeña cilindrada, en su mayoría eléctrico, que llega a alcanzar una velocidad de los 25 kilómetros por hora. O por lo que es lo mismo, la velocidad de circulación de un vehículo por el interior de las arterias de alquitrán de una ciudad como la nuestra.


Cierto es que su uso está tan extendido entre la sociedad que los jóvenes están reclamando su uso con la misma celeridad a la que comienzan a desinteresarse por el permiso de conducir, o eso apuntan algunas autoescuelas de la capital, las cuales coinciden en apuntar que los patinetes cubren una necesidad de movilidad que es relativamente barata y además no necesita ningún tipo de permiso de circulación para subirse a los lomos de este utensilio, por lo que están retrasando la edad a la que los jóvenes comienzan a apuntarse en las autoescuelas.



Con la campaña navideña, muchos son los establecimientos almerienses que han notado un incremento en sus ventas motivado precisamente por la venta de los patinetes eléctricos. “En los últimos días he vendido patinetes que son regalos de navidad para personas jóvenes. Las ventas, en comparación con otras fechas del año, han aumentado mucho a causa de las fiestas de la Navidad”, asegura Francisco Martínez, encargado de ‘Ride & Roll’, establecimiento encargado de la venta y reparación de estos artilugios. Que también señala que este año, uno de los regalos estrellas para los más jóvenes es, sin ningún género de dudas, el patinete eléctrico.


Pero lejos de etiquetar el uso de patinetes entre los veinteañeros, la realidad nos demuestra que el interés no solo reside en ellos, porque cada vez con mayor frecuencia son las personas de mediana edad en adelante las que “compran patinetes o bicicletas eléctricas”, como señala a este medio el responsable de este establecimiento almeriense.



Sin embargo, como señala Gonzalo Flores, del establecimiento ‘Sabway’, el incremento en las ventas se producen prudencialmente a causa de la situación sociosanitaria generada a raíz de la Covid-19.


Comportamientos sancionables




De momento, a los Vehículos de Movilidad Personal (VMP) no se les exige autorización administrativa para circular ni para conducir, ni seguro obligatorio. Por tanto, no se detraerán puntos al conductor cuando esté claro que el tipo de vehículo que conduce es un VMP. Sin embargo, al ser considerados vehículos, hay una serie de comportamientos que son objeto de denuncia. Los usuarios tienen la obligación de someterse a las pruebas de alcohol y drogas siendo sancionables con la misma cuantía que si condujeras otro vehículo. Además, tienen prohibido el uso del teléfono móvil, usar auriculares y circular por aceras o zonas peatonales. No podrá llevar pasajeros, cuya multa es de 100 euros. Además considera conducción negligente conducir sin luz durante las horas nocturnas o sin prendas reflectantes.


La invasión que han sufrido algunas capitales europeas a causa del incremento exponencial del uso de los patinetes ha puesto en alerta a muchas de ellas, por ejemplo, sólo en Barcelona, el uso de los patinetes se ha multiplicado por cuatro en tres años. Como señala un estudio de vehículos de movilidad personal realizado por el Instituto de Estudios Regionales y Metropolitanos de la ciudad condal. Algo a lo que ya hacen frente las instituciones de las diferentes capas burocráticas para intentar adaptar una normativa de circulación y poner bajo control aspectos sancionables.


Temas relacionados

para ti

en destaque