Las alevines de la UD Pavía: campeonas en ilusión e igualdad

Además de participar en la liga femenina, van en puestos de cabeza en la masculina

Piso el césped artificial del campo del Tito Pedro. Allí están Miriam, Lucía Cirre, Lucía Miras, Luchy, Alma, Adriana, Blanca, Laura, Paula Enciso, Paula Latorre, Daniela Alonso, Daniela Herrera, Daniela Navarro, Jennifer, Valeria, Clara, Violeta, Ainara, Lola y Alba. Hay revuelo, alguien les ha dicho que va a ir una periodista y pronto han deducido que esa mujer con pinta de madre y que nadie conoce debe ser la de prensa. 


Me miran con esa sonrisa entre nerviosa y traviesa que da el tener entre los 9 y los 12 años y saber que juegas en casa. Me recibe el segundo entrenador, Juan Bautista, mientras Encarni Giménez, la entrenadora, e Irene Gómez, la preparadora física, empieza a repartir tareas para el entrenamiento. Eso sí, no sin antes preguntar a las jugadoras por el día, los estudios, y recordarles que hay que “portarse bien en el entrenamiento, en los partidos, pero también en casa y en el colegio”. Me parece una buena manera de empezar.


Comienzan la rutina corriendo con balón y mientras aprovecho para hablar con el equipo técnico que ha llevado a estas chicas a estar en lo más alto de la liga femenina de fútbol en su categoría, y a romper estereotipos al participar en la liga masculina y estar en los puestos de cabeza. El equipo alevín-benjamín femenino de la UD Pavía actualmente cuenta con 20 jugadoras y 17 licencias federativas, participa en tres competiciones de su categoría: liga femenina, liga de fútbol sala, y el grupo cuarto de la liga masculina, por tanto, tienen la agenda repleta de partidos.



“El año pasado la liga femenina se quedó muy corta porque solo había cinco equipos compitiendo y al final jugábamos una vez al mes o casi cada dos. Los partidos son un complemento fundamental del entrenamiento porque ellas aprenden mucho jugando, y claro, su aprendizaje se quedaba un poco pobre”. Esta reflexión de Encarni Giménez es la que les llevó a plantearse el apostar por participar en la liga masculina como fórmula para “garantizar partidos”. Esto permite, además, que haya rotaciones en el equipo y que todas las jugadoras tengan su oportunidad.


Sorpresa
Esto que vieron tan claro los miembros el cuerpo técnico fue casi una sorpresa para algunos de los padres y madres de las jugadoras. “Hubo muy buena reacción. Es cierto que para los nuevos fue un poco sorprendente pero los que llevan años aquí y vieron lo que pasó el año pasado, saben que les faltaba este paso para su aprendizaje”, explica la entrenadora. Ella y su segundo fueron los encargados de preparar tanto a las familias como a las propias chicas del cambio que esto podía suponer y sobre todo, defender la filosofía con la que trabajan: “lo importante no es la clasificación, sino la motivación, el pasarlo bien, el aprender”. Y con esa premisa se plantaron en los primeros partidos de la liguilla de chicos. Ojo, la UD Pavía no es el único equipo de chicas, hay otro club de El Ejido que también ha dado el paso aunque, de momento, al estar en grupos diferentes de la categoría no les ha tocado jugar entre ellos.



Mientras Irene Gómez cambia el ritmo del entrenamiento y comienzan algunas rutinas por parejas, se unen a la conversación dos de las jugadoras, Alma y Daniela Herrera. Las jugadoras se toman el participar en la liga masculina con el desparpajo que le permite la edad, pero los que se quedaron más sorprendidos fueron los chicos de los equipos contrarios. Cuenta Herrera (así la distinguen de las otras danielas) que los otros equipos “a veces se confían” y que cuando ganan “se pican mucho”, aunque para ellas es un partido más. Como dice Alma, lo que más les gusta de jugar en la liga masculina es “poder jugar más partidos”. Y es que para ellas esto no es más que eso, un juego, deporte, en el que da igual todo lo demás, solo importa divertirse y aprender. Los mayores deberíamos tomar buena nota de ello.


Ilusión
Lo que no me niega Juan Bautista que es este incremento de partidos ha sido “toda una motivación” porque “lo de la clasificación es un extra, no era nuestra liga la masculina pero ha sido una magnífica casualidad estar ahí arriba. Siempre se lo decimos a ellas, que lo importante es que vengan con ganas pero esto les permite superarse, incrementar sus ganas de jugar, de competir”.


El equipo alevín-benjamín de la UD Pavía está en la cabeza de la liga femenina y son el reflejo del auge del fútbol femenino en nuestra sociedad y de la apuesta de clubes como este por un deporte en igualdad.


Camino del campeonato andaluz

La calidad de las jugadoras de la UD Pavía les lleva a participar a varias de ellas en el Campeonato Andaluz que se celebrará en Alcaracejos (Córdoba) del 25 al 28 de Noviembre. Allí estarán Miriam Parra, Luchy, Daniela Alonso y Jennifer Fernández. 


Esta presencia es un reconocimiento al buen trabajo que realizan en cada uno de sus partidos.


 

Temas relacionados
Igualdad Deporte base Fútbol base

para ti

en destaque